Cumple equipo “Alijadores Tampico – Madero”, 46 años de gloria en el beisbol

Cumple equipo “Alijadores Tampico – Madero”, 46 años de gloria en el beisbol

“Alijadores Tampico-Madero” conquistó en 1975 el último gallardete que dio gloria deportiva al sur de Tamaulipas en la Liga Mexicana de Beisbol, por lo que en agosto próximo se habrán de cumplir 46 años de aquella hazaña. 

Un puñado de excelentes peloteros dirigidos por un gran mánager, como lo fue Benjamin “papelero” Valenzuela, conquistaron el título de la temporada 1975 de la Liga Mexicana de Beisbol, al vencer en el quinto de la serie a los Cafeteros de Córdoba. 

NADIE SE QUERÍA PERDER EL DUELO 

Los viejos aficionados de la zona recordarán aquel duelo que definió el campeón del beisbol mexicano, el jueves 28 de agosto de 1975 en las propias instalaciones del parque Alijadores que se ubicaba en el mero corazón de la entonces Isleta Pérez y que lució llenó hasta gran parte del terreno de juego, no había aficionado que quisiera perderse dicho encuentro que podría definir al monarca y que al final de cuentas se dio, ya que en caso de no haberlo ganado, la serie regresaría a tierras veracruzanas para definir al campeón.

TERCER TÍTULO EN LA HISTORIA 

Con la conquista de la temporada 1975, los Alijadores llegaron a la conquista de su tercer título, ya que con anterioridad fueron monarcas en 1945 y 1946, cuando el parque era de madera y el cual posteriormente fue derrumbado al quedar en malas condiciones por el azote del ciclón “Hilda” en 1955. 

Luego de varios años se construyó un nuevo parque, ahora de concreto y que contaba con la característica que el tren atravesaba a la mitad del terreno de juego haciendo con ello que dicho escenario fuera conocido a nivel mundial y que por esa peculiaridad Guiness lo pondría en la lista de sus récords. 

DEFINIERON EN CINCO DUELOS 

Y la serie por el gallardete era a ganar 4 de 7 cotejos, iniciando allá en Córdoba, Veracruz, el sábado 23 de agosto, con victoria para los tampiqueños, al son de 3 por 1; al día siguiente los cafeteros hicieron valer su localía para imponerse por blanqueada de 7-0. 

Posteriormente la serie se trasladó a Tampico, en donde los porteños aprovecharon el aliento de sus seguidores para ganar en fila los tres cotejos que le darían el título, en el tercero lograron imponer por guarismos de 5-2; en el siguiente volvieron a imponerse, ahora por pizarra de 2-0 

Por lo que el quinto de la serie era el definitivo y los Alijadores no iban a dejar la oportunidad de coronarse en casa, al ganar 7 por 4, en un duelo que iniciaron perdiendo por 3 anotaciones contra 0 y se creía que no se podría lograr la corona en ese entonces. 

Al caer el out 27, se desató la locura,  en el terreno de juego, dogaut, tribunas y fuera del estadio empezó el festejo, escuchándose también el repiquetear de las campanas de catedral, el claxon de los automóviles y la sirena de un barco anclado en el rio Pánuco, en mero enfrente del parque Alijadores.  

EL EQUIPO 

Los hermanos Martín y Sergio Kreimerman Dychter, así como Max Stein, se encargaron de adquirir la franquicia para devolver el beisbol de la máxima categoría de nuestro país al puerto, con lo que inició enseguida la búsqueda del anhelado título. 

De la mano de su mánager, Benjamín “papelero” Valenzuela,  el equipo campeón estuvo integrado con excelentes peloteros que dejaron huella en el beisbol de nuestro país, como son el mismísmo Héctor “Superman” Espino, Joe Pactwa, Curtis Isom, Rodolfo Vallejano, Julio Cruz, Arturo Rey, Charlie Howard, Francisco Maytorena, Eladio Urias, Tomás “Tom” Silveiro, Roberto Castellón, Edy León, Víctor Torres y muchos más que hicieron que Tampico, Madero y todo Tamaulipas y parte del norte de Veracruz mostraran su algarabía por el gallardete que ponía a los Alijadores en lo más alto del beisbol profesional de nuestro país. 

Los veracruzanos fueron unos dignos oponentes, quienes fueron dirigidos por Napoleón Reyes y contaba con las figuras de Luis Alcaraz, Jesús “Loco” Paredes, Ramón “tres patines” Arano, Vicente “huevo” Romo, Juan “Terin” Pizarro, Israel Buentello, Angel Bravo, Manny Alvarez, Vic Davalillo, Pablo Gutiérrez, entre otros. 

ANHELOS 

Luego de aquellas noches de éxitos beisbolísticos, los aficionados de la zona y no solo de Tamaulipas, sino de Veracruz y San Luis Potosí, anhelan que el beisbol de primer nivel regrese pronto y se edifique un buen equipo que dé grandes satisfacciones a la fanaticada que esperan pronto el beisbol en su máxima expresión. 

Nannette Sedas del Ángel
Editor

Luis Muñiz
Colaborador

Author

Related