¡Se Antoja Tamaulipas!

¡Se Antoja Tamaulipas!

La riquísima diversidad gastronómica nos distingue de norte de sur

Una mezcla de culturas, un sabor auténtico, la influencia del mar y del país americano del norte, son solo algunos de los ingredientes que salpican a la comida tamaulipeca.

Desde Nuevo Laredo hasta Tampico, y desde Matamoros hasta Tula, por toda la geografía del nuestro estado se pueden degustar platillos originales de cada región con ingredientes característicos que tienen influencia de estados vecinos como San Luis Potosí, Nuevo León, Veracruz e Hidalgo.

Qué tal probar unas deliciosas enchiladas tultecas, una tampiqueña, una jaiba rellena, unas flautas de harina o una “Adelita”. Por cada rincón hay productos que durante varias décadas y sumado a la migración natural que recibe nuestro estado, han ido incluyendo y modificando las recetas hasta lograr hoy, verdaderos platillos exquisitos.

Ahora no podemos olvidar que la historia propia de la zona nos dejó una herencia prehispánica, que también forma parte del sabor y la extensa variedad de platillos que aquí se pueden encontrar, por todo esto se ¡antoja el riquísimo Tamaulipas!.

Zona norte

Si empezamos por el norte de nuestro estado no podemos dejar de lado dos grandes influencias que tiene la gastronomía tamaulipeca, por un lado ,Nuevo León; por el otro, Texas.

Es así que para Nuevo Laredo, el cabrito y la carne asada son básicos, claro, con toques muy originales, pero también los tacos de brisket o algunos otros asados que tiene más sabor texano, lo que deja ver que el platillo consentido de los norteños tamaulipecos es el corte de res y para quienes visitan la zona no duden que tendrán como aderezo principal la cortesía única de los neoraledenses.

Siguiendo en el norte, pero sin despegarnos de la frontera, está Matamoros, donde precisamente hace algunos años los restauranteros locales hicieron una convocatoria para determinar el platillo que los representa mejor, se escogió “La Adelita” como  el platillo matamorense por excelencia, que es fajita como base con una guarnición de arroz, calabacitas rellenas de queso y unos rollos de nopal, con salsa de tres chiles y un toqie de chocolate.

Aunque también en esta ciudad y como herencia de cruce fronterizo que ha sido por décadas, se come el delicioso “Guayín”, que tiene la característica de incluir muchos ingredientes ya que se cuentan, era un platillo para que los viajeros tuvieran suficiente fuerza para el trayecto. Su base es tortilla sobre la cual va un omelet relleno de frijoles, encima una salsa de chorizo y acompaña tocino y salchicha fritos, así como ensalada de lechuga con tomate.

En esta zona rural del norte de Tamaulipas se encuentra como un platillo de origen casero, el asado de puerco, que va en trozos de carne bañados con una salsa de chile rojo y condimentos como el comino, se sirve con arroz y algunas veces con verdura como la lechuga o el repollo.

No podemos dejar la zona norte sin mencionar las deliciosas tortillas de harina que con ingredientes que van desde los frijoles hasta guisados o chiles rellenos hacen de cada día un deleite en la cocina tradicional tamaulipeca.

Y la barbacoa, aunque se consume en el resto del estado, así como en la huasteca, su preparación sin el conocido consomé y poco más de aceite, la hace diferente y muy solicitada.

Centro

Y es precisamente la tortilla de harina, esta pieza gastronómica la que nos traslada al centro del estado donde son las más codiciadas bajo el nombre de flautas y que los victorenses en particular las han adoptado como el platillo típico por excelencia.

Aquí en esta zona en cierta época del año se comen las conocidas como “chochas”, que son la flor de una planta que crece en la llanura del estado, con ellas se hacen diferenes combinaciones, ya sea con huevo o con carne y logran ofrecer a los visitantes un plato un tanto exótico.

Aquí también hay ingredientes indispensables que los agregan a platillos muy tradicionales como las asaderas que son un estilo de queso que se vende desde San Fernando hasta Jiménez y San Carlos.

En el centro del estado las preparaciones ya tienen un toque más al sabor huasteco tamaulipeco, sobre todo si avanzamos hacia Tula donde sus famosas enchiladas combinan el sabor del chile con el sazón y la preparación de papas sureñas. Las enchiladas tultecas son famosas y quienes visitan este pueblo mágico no pueden irse sin probarlas.

Ya que estamos en la zona aledaña a la sierra, las gorditas hechas a la leña son un clásico de cocina tamaulipeca en Jaumave, Llera y Ciudad Mante.

Y en esta última ciudad, un clásico son las migadas que con guisos variados le dan un lugar especial al maíz.

Aunque no es zona de mar sí hay platillos como el caldo de langostino que ofrecen en municipios como Gómez Farías y claro, no pueden faltar los nopales con los que además de platillos se hacen una gran cantidad de productos como la mermelada.

La zona de cacería es muy extensa y por esta actividad tenemos también algunos platilos como los tamales de venado y de huilota o paloma en chile colorado.

Zona del mar

En la Pesca, Soto La Marina, Aldama y comunidades aledañas tenemos una riqueza a base de productos de mar, así que las jaibas al chipotle o al mojo de ajo, así como el caldo de camarón son básicos tradicionales de la zona.

Un pescado frito con papas y ensalada es considerado un básico en la cocina de la región, ya que se tiene buena producción del mar casi todo el año, sin dejar de lado los ostiones que en diferentes presentaciones representan una propuesta gastronómica que también da identidad a los tamaulipecos.

Ya que andamos más cerca de la zona sur, hay un dato curioso, ya que aquí las conocidas como gorditas empiezan a cambiar de nombre para mimetizarse con un platillo típico de la huasteca, los bocoles y aunque son básicamente lo mismo en su cocción, la preparación de la masa y sus rellenos puede hacer la diferencia.

En el sur

Quién no ha oído hablar de la internacionalmente conocida “Tampiqueña” que no es otra cosas que una perfecta unión entre carne asada, arroz, frijoles refritos, guacamole, una enchilada y rajas sobre la carne.

Pero de igual manera la combinación de comida sureña con el mar, dan platillos exquisitos y prueba de ello son las jaibas rellenas, principalmente la jaiba a la frank que ha logrado destacar a nivel internacional distinguiendo al puerto y a sus creadores.

Sin olvidar los mariscos que entre ellos están el salpicón de jaiba, cebiches, sopas de mariscos y camarones cocinados de diferentes maneras.

Si hablamos de comidas que no puedes dejar de probar, las tortas de la barda que son al igual que el “Guayín” en Matamoros, producto de la dinámica del puerto, donde muchas personas llegaban a Tampico de paso y aprovechaban comer algo llenador para el camino.

La cochinita pibil es otro manjar que en el sur tiene mucho auge, ya sea en tacos o torta son servidos y no podemos olvidar los tacos de cecina, característica carne preparada al estilo de Veracruz.

Los jacubos o jacubes, los tamales de puerco y pollo, así como el nopal conforman parte de los platillos que se degustan en la zona sur del estado.

Dato de las enchiladas tultecas

Platillo preparado con tortillas elaboradas con masa de maíz mezclada con chile cascabel; se fríen y se sirven con una guarnición de papa, chorizo, zanahorias, cebolla, queso, lechuga, chícharos, pollo deshebrado y aguacate. Se elaboran en el estado de Tamaulipas.

Bebidas

No podríamos dejar fuera de este recorrido gastronómico a las bebidas que son parte de la identidad de nuestro estado, por eso para acompañar los platillos tamaulipecos nada mejor que una fresca agua de huapilla o un mezcal y que tal un atole de maíz de teja de Camargo o de miel de maguey.

POSTRES

Postres como pemole, rosquillas de harina de maíz, gorditas endulzadas con piloncillo, el camote con piña, cocada con piña y nuez, las deliciosas frutas cristalizadas, las adepitas y la mermelada de nopal, son solo algunas delicias que tienen el sello distintivo tamaulipeco y que se pueden encontrar principalmente en la zona centro y sur del estado.

Otras delicias dulces son el ponteduro elaborado con maíz y piloncillo, chichimbré o el tradicional turrón elaborado en Tula. Un riquísima calabaza en tacha de miel de piloncillo y otros dulces regionales de Llera.

Por Nannette Sedas
n.sedas@somostamaulipas.com


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /nfs/c09/h02/mnt/129130/domains/somostamaulipas.com/html/wp/wp-content/themes/firenze-theme/includes/single/post-tags-categories.php on line 7

Author

Related