Modelo de negocio surgido de la Nueva Cultura Empresarial que predomina en Tamaulipas

Modelo de negocio surgido de la Nueva Cultura Empresarial que predomina en Tamaulipas

Llevando consigo una experiencia de 40 años en el oficio de trabajar metales y joyas preciosas, haciendo obras de arte con base de materiales como el oro y la plata, a los que adorna con incrustaciones y montajes de piedras preciosas y semipreciosas, según el gusto del cliente, es como César Hernández Arenas decide crear Joyería “Hernández”, que es un establecimiento hecho para brindar a su clientela un servicio de excelencia, con productos de alta calidad, que garanticen la satisfacción de los exquisitos gustos de quienes buscan portar en sus atuendos, productos originales, personalizados y decorativos, que den a su porte femenino y masculino, un toque muy especial de elegancia y distinción.

Piezas como esclavas, cadenas, medallas, llaveros, anillos de compromiso, de boda, de graduación y decorativos, entre otras joyas, surgen de sus manos con una belleza muy original, siendo estos elaborados con esmerado profesionalismo, con tejidos muy especiales, propios del gusto más exigente, los cuales surgen de los mismos talleres del local, siendo estos producidos por personal altamente calificado en sus oficios, quienes trabajan con calidad, en el manejo de estos productos tan valiosos.

En tal sentido, César comenta que lo que busca en su negocio, es estar a la vanguardia en materia de diseños, para poder ofrecer en sus aparadores, una amplia diversidad de productos, y que estos sean novedosos y una gran variedad en cuanto a su producción, que tengan altos estándares en calidad, con una amplia variedad de estilos y una permanente innovación de los mismos.

Ya establecido y luego de ir conquistando el gusto de una clientela que cada vez es mayor, César se propone hacer de Joyería “Hernández”, una empresa líder en diseño de joyas, que logre el reconocimiento del cliente por su calidad y exclusividad en la elaboración piezas a base de oro y plata, principalmente, que logren proyectar belleza y arte y que conquisten sobradamente los mercados nacionales e internacionales.

Agrega que, en lo personal, más allá de pretender inducir vanidades y frivolidades, al promover desde su negocio la elaboración y comercialización de productos muy exclusivos, lo que en realidad intenta es crear una empresa en constante crecimiento, capaz de generar empleos, desde donde se puedan enseñar oficios poco conocidos, fomentando entre los trabajadores su capacidad creativa.

Precisa que este arte mexicano, correspondiente a lo que es elaborar joyas, es muy reconocido y muy apreciado a nivel mundial, por lo que otro de sus propósitos en su empresa, es hacer de la misma un centro creador de arte.

Concluye indicándonos que su destreza en el manejo de metales y joyas preciosas lo adquirió en el seno familiar, siendo en la Ciudad de México donde junto a sus parientes tuvo las primeras enseñanzas sobre fundición, forjamiento y diseño de figuras metálicas, para luego y al paso del tiempo, al trabajar en otros lugares, ir incrementando sus conocimientos y destrezas y con ello abriendo aún más su imaginación a la creatividad.

Joyería “Hernández” se ubica en Calle Segunda No. 110, entre Zapata e Hidalgo, frente al Hotel “Virrey”, de la zona centro de Ciudad Miguel Alemán, Tamaulipas.

Por: Alfonso Uribe Rubalcava.

Author

Related