Tranvías a 45 años de una historia que terminó y dejó huella en Tampico

Tranvías a 45 años de una historia que terminó y dejó huella en Tampico

Marca la historia que hace más de 4 décadas transitaron por última vez en la ruta Tampico – Miramar, los tranvías, medio de transporte que pereció ante la cada vez más creciente industria petrolera y la mayor demanda de autotransporte y vehículos con motor a combustión.

Muchos son las situaciones que se vivieron en esa época, lo cierto es que los abuelos de las actuales generaciones recuerdan con nostalgia toda la aventura que era, hacer un viaje en los tranvías desde la Plaza de la Libertad y disfrutar del paseo al dirigirse a la Playa de Miramar a través de los barrios de la ciudad.

Nace una nueva era

En 1879 nació un medio de transporte que revolucionó a Tampico.

Los tranvías en la ciudad de Tampico comenzaron en el año de 1879, cuando el español Benito Zorrilla abrió una vía para tranvías; sin embargo, años más tarde cerró debido a que se declaró en quiebra. Seis años después se adquirieron los permisos para reconstruir la línea, pero desafortunadamente la persona a cargo de ese proyecto fallece y es hasta el año de 1900 que se logra terminar y formar el Ferrocarril Urbano de Tampico, el cual inició operaciones formales en 1901.

Un dato muy interesante es que los primeros tranvías funcionaban gracias a caballos o burros, los cuales fueron sustituidos más adelante por los de máquina eléctrica, quienes estuvieron a cargo de la Compañía CELFT (Compañía Eléctrica de Luz, Fuerza y Tracción).

Las rutas que seguían los tranvías eran muy variadas y se expandieron más en los años correspondientes a 1914-1922, se tenían las rutas Estadio, la línea Cementerio, Águila y Hospital, Colonias y la que llevaba a playa Miramar.

En 1922, año importante del petróleo, se dio una baja importante en el pasaje que usaba este medio de transporte, de 48,393 en 1923 a 30,062 en 1924, y existían 25 coches de pasaje, 6 acoplados, 2 de carga y 5 de plataforma, en 31 kilómetros de vías. La disminución de pasajeros obligó a la Compañía Eléctrica de Tampico cerrar su cobertura urbana el 31 de marzo de 1927, dejando solo la línea a la playa con sus 22 paradas.

Hacia enero de 1929 la Compañía Eléctrica de Tampico (CET), fue adquirida por la corporación norteamericana Electric Bond & Share Co. (EBASCO). Años después, la operadora de los tranvías se llamó Ferrocarril Eléctrico de Tampico a la Barra o Sociedad Cooperativa de Transportes Eléctricos de Tampico (TET), o Transportes Eléctricos Tampico–Miramar, S.C.L. 

En los años 70 desapareció la Compañía Luz y Fuerza, dando paso a Comisión Federal de Electricidad, y entregó como indemnización a la Cooperativa operadora de tranviarios, todas las unidades, los talleres y depósitos de los vehículos en las calles Juárez (ex Muelle) y Tamaulipas.

Durante algunos años esta sociedad operó los tranvías viejos hasta obtener en Estados Unidos más modernos. El colapso del medio de transporte inició cuando los cooperativistas empezaron a envejecer y se vieron forzados a emplear personal joven, quienes formaron un sindicato exigiendo mayores prestaciones a la Sociedad de Tranviarios, y no pudiendo cumplir las demandas entregaron al sindicato las unidades, el cual no continuó con las operaciones y optaron por rematarlos; llevando de esta manera a su fin el ciclo de vida del tranvía.

La línea Playa Miramar dejó de funcionar el viernes 13 de diciembre de 1974, meses después el derecho de paso del tranvía se convirtió en camino urbano para autos de pasaje y coches particulares, lo que hoy se conoce como la avenida Álvaro Obregón.

Información recopilación red
Fotos: Grupo Tampico Antiguo 

Author

Related