Cuando hay límites, pero sobra amor: Abraham Garza Segura

Cuando hay límites, pero sobra amor: Abraham Garza Segura

Nacer con una discapacidad es una condicionante que desde muy temprana edad te enfrenta a retos diarios para lograr llevar una vida lo más normal posible. En todo Tamaulipas encontramos personas que pese a sus limitaciones han logrado salir adelante y ser un ejemplo para el resto de la sociedad.

En ciudad Victoria, Abraham Garza Segura nos comparte su historia que hoy lo ha llevado a emprender un pequeño negocio, con el apoyo de sus padres y de toda su familia.

Popular

Abraham Garza vive con sus padres en la calle Laura Rendón de la colonia Lázaro Cárdenas de la capital del Estado.

Ahí en la cochera de su casa y en la silla de ruedas que debe usar por su condición física, todos los días ofrece sus “bollos”, helados de sabores como mazapán, oreo, fresa, vainilla y otros más populares ha logrado emprender.

“No es fácil, pero aquí estamos, mis papás me propusieron hacer este negocio, ellos me ayudan a hacerlos y yo los vendo”, explica.

Dice que al inicio sus padres pusieron todo para arrancar la venta de estos helados que poco a poco se han hecho los más populares de la zona.

“Pero ahora, con la ganancia, poco a poco he estado surtiendo de otros dulces y golosinas que me pide la gente”, explicó Abraham Garza.

Abraham el único día que cierra su negocio, es el domingo, porque acude al coro de la iglesia de Lourdes, donde canta y después los mismos compañeros le piden que abra y les venda “bollos”.

A pesar de no haber concluido sus estudios, tiene habilidad para los números, para hacer cuentas y es por ello que sus padres pensaron en apoyarlo en emprender este negocio, que aunque en desarrollo, le da la oportunidad de tener sus propios ingresos.

“Estoy contento porque a la gente le gusta y viene a comprar sus bollos conmigo, dijo Abraham Garza que cuenta con el amor y apoyo de toda su familia.

Espera seguir creciendo su negocio y, sobre todo que haya más oportunidad de hacer más cosas.

“A las personas que tienen alguna discapacidad les pido que le echen ganas, que no se decaigan, que siempre se puede, con la bendición de Dios”, mencionó finalmente.

Por Nannette Sedas del Ángel

Author

Related