El Carpintero que le dio nombre a la laguna en Tampico

El Carpintero que le dio nombre a la laguna en Tampico

La Laguna del Carpintero en Tampico es hoy un lugar obligado para todos los que visitan la zona sur del estado de Tamaulipas. Después de su rescate al principio de 1990 y de la introducción de la especie cocodrilo de Morelet (crocodylus  moreletti) en 1994, este espacio se ha convertido en un punto de atracción turística.

Con cerca de 150 hectáreas en donde además de la laguna están el parque Metropolitano, el recinto ferial y la zona de esparcimiento familiar, también se conecta al río Panuco a través del canal de la cortadura.

La actual dimensión de la laguna no era la original ya que durante muchos años fue menguada por los vecinos quienes vertían basura en el vaso lacustre, que ante esta contaminación disminuyó el espejo de agua hasta lo que ahora se conoce como laguna del Carpintero.

Esta laguna ha conservado su nombre desde hace varias décadas, nombre que tiene varias leyendas de cómo fue concebido, las cuales compartimos.

Un buen hombre o un héroe

Cuenta la leyenda que había un carpintero que vivía a la orilla de esta laguna y que cortejaba a una muchacha del puerto, pero ante su constante rechazo por su condición humilde, el carpintero se tiró a la laguna sin saber nadar, con el fin de suicidarse, muriendo ahogado.

Otra leyenda que se ha trasmitido de generación en generación y que incluso algunos de los guías turísticos de la zona cuentan es la de un hombre de oficio carpintero que vivía a la orilla de la laguna, tenía fama de ser trabajador y honesto.

Este carpintero tenía una novia y una noche que fue a visitarla se encontró con un incendio en la casa de la dama y su familia, por lo que valientemente se introdujo en la vivienda para sacar a su novia y ponerla a salvo con sus padres, logró su objetivo y puso a salvo a la mujer, pero ante el asombro de todos los que veía el siniestro, el joven después de su heroica hazaña tuvo un tropiezo cayendo al fuego sin poder ser rescatado.

Todos los presentes aseguran que el joven grito en su agonía entre las llamas “no me olvides”  para que su novia siempre lo recordara como el valiente joven que fue.

Otra de las historias entorno al nombre de la laguna es la que dice que una de las calles que limitaba con las aguas de la laguna se llamaba Calle del Carpintero, de allí que tomara el nombre de esta.

Una historia más narra que un señor dedicado al oficio de la carpintería tenía un pequeño hijo al cual, de cariño, le decían Juancho. En una ocasión el niño decidió ir a nadar un rato a la laguna.

Para su desgracia, un cocodrilo se acercó e intentó atacarlo. El padre reaccionó de forma impulsiva y se lanzó al agua para salvar al infante, pero sus intentos fueron en vano y ambos murieron en las fauces del gran cocodrilo. En honor al valiente hombre le dieron el nombre de “La Laguna del Carpintero” y al cocodrilo de mayor tamaño le llaman Juancho.

Sin embargo, la leyenda que dicen los historiadores fue narrado al Coronel Fuentes por don Pablo Soules, sin que esta narración indique precisamente que la calle del Carpintero a ella deba su nombre, es la del enamorado que salvo a su novia del fuego.

Cada uno tendrá su versión sobre el origen del nombre de la Laguna del Carpintero, y entre los tampiqueños prevalece la historia del drama que vivieron la pareja de jóvenes en los albores de Tampico y la zona conurbada.

Fuente: Archivo histórico Tampico, Internet.

Author

Related