Es Mante un paraíso para visitar la Huasteca

Es Mante un paraíso para visitar la Huasteca

Ciudad Mante tiene una ubicación estratégica e inigualable si se trata de visitar las maravillas naturales que ofrece Tamaulipas en la zona huasteca, combinada con la calidez de la gente y la historia, sin duda es un lugar digno de visitar.
Su historia ha sido de constante esfuerzo y han pasado por épocas difíciles, pero la confianza y fe de los ciudadanos se ha mantenido, sobre todo de los que apuestan por esta ciudad del sur de Tamaulipas.

Gran historia
Carlos Villarreal, actual propietario del Hotel Monterrey, nos comenta que durante muchos años Ciudad Mante ha vivido épocas de gran auge económico que incluso su propio Banco del Mante y una fábrica de sodas del Mante.
En 1948 se fundó este hotel por Don Juan de Dios Villarreal González y su esposa Alicia Salazar de Garza ante el movimiento que se generaba en la zona y que requería los servicios de hospedaje.
Por aquel tiempo también llegó el hotel Mante, que era el que daba servicio al Ingenio Azucarero.
Tras la segunda guerra mundial, nos comenta Carlos Villarreal, México se convirtió en una zona turísitca preferida para los extranjeros y precisamente esta zona gozaba de la visita principalmente de ciudadanos americanos.
Por aquella época había en la zona muchas haciendas y se tenía la siembra de la caña de azúcar que empezó a procesarse en las moliendas locales, pero que en 1930 con la llegada del primer ingenio le dio un impulso a la economía local, cambiando el proceso manual por el industrial.
El río Mante y la represa de la Aguja eran el marco perfecto para el desarrollo de esta industria en la zona y con la carretera que atravesaba por la zona para llegar al centro del país y la frontera, se convertía en un espacio ideal para la inversión.
La cabecera municipal primero se ubicó en Magiscatzin y fue elevada al rango de villa en el año de 1860 con el nombre de Quintero, en honor del coronel Manuel M. Quintero. Una nueva cabecera municipal, con el nombre de Villa de Juárez se instaló en la antigua congregación de Canoas, a donde se trasladaron los poderes que estaban en Quintero. Pero no fue hasta el 28 de octubre de 1937 que se decretó con Núm. 116 del H. Congreso del Estado, promulgado por el gobernador Marte R. Gómez, que Villa Juárez fue elevada a la categoría de ciudad con su nombre actual, Ciudad Mante.

Un buen auge económico
Durante muchos años vieron el crecimiento de esta ciudad como en los años 50 con la siembra del Tomate o más adelante con la llegada del algodón en los años 60s y 70s, que por su demanda y movimiento se consolidaron 22 despicadoras.
Este auge dio paso a la instalación de varios hoteles y a tener hoteles de descanso que incluso tuvieron huéspedes distinguidos como el artista “Piporro” que con motivo de la “Feria del Azúcar” llegaban a la ciudad.
“También tuvimos a Gloria Trevi, Alejandra Guzmán, Maná, Timbiriche y muchos más en las mejores fechas de esta feria ya en los años 80s y 90s”, dijo Carlos Villarreal.
Con abundancia de trabajo y las riquezas naturales aportadas por los hermosos caudales que recorren y rodean ciudad Mante se convertió en un importante polo de atracción para los visitantes.
“De aquí tienen a corta dista

 

ncia el Cerro del Bernal, para los que gusten de las caminatas, acampar u otras actividades al aire libre, también pueden llegar en poco tiempo a la zona de playa que ofrece el Golfo de México ya sea Miramar, Playa Tesoro o La Pesca, o si quieren montaña y sus afluentes, está el río Guayalejo”, explicó Carlos Villarreal.
El río Mante, afluente del río Guayalejo, aflora en la superficie de la tierra, cuatro kilómetros al norte de la congregación Quintero, siguiendo la falda de la sierra. Esta afluencia es conocida como “El Nacimiento”, el cual también es utilizado como balneario. Más adelante río abajo, se encuentra construida una presa que sirve para la irrigación de los cañaverales de la región.
Otros afluentes del río Guayalejo son los ríos Santa Clara, río Tantoán, que sirve de límite al sur del municipio y el arroyo de las Ánimas, que quedó inundado bajo las aguas del vaso de almacenamiento llamada la Presa Las Ánimas, sirve como límite entre Mante y González; la parte de la presa que quedó dentro del municipio de Mante se extiende por 4,875 hectáreas.

Nuevos Esfuerzos
A pesar de tener esta gran riqueza Ciudad Mante se vio como muchas comunidades del país, afectada por situaciones de inseguridad, ahora esto está quedando atrás y la gente de Ciudad Mante está haciendo esfuerzos importantes por atraer turismo e inversión a la zona.
“Lo mejor que hemos exportado son ciudadanos, somos gente trabajadora y que tenemos ganas de ver crecer nuestra ciudad, que ofrecemos todo tipo de facilidades para que la gente nos visite y haya economía, más inversión, como municipio lo tenemos todo”, afirma Carlos Villarreal.
Además de nueva maquiladora se hacen esfuerzos conjuntos con los municipios aledaños como Xicotencalt o González para organizar eventos ya sea de Clubs de Motociclistas, encuentros deportivos y algunas otras actividades artísticas.

Por Nannette Sedas del Ángel
n.sedas@somostamaulipas.com

Author

Related