Una oportunidad que te cambia la vida

Una oportunidad que te cambia la vida

Más allá de los números de inversión, de los meses de trabajo y de cualquier dato “frío” que pueda representar el establecimiento de una maquiladora en Ciudad Mante, lo que verdaderamente impacta es la esperanza que tuvo la gente y la fe en que esta oportunidad les cambiaría la vida.

Son las historias detrás cada máquina de la Textilera “Fondo Mante”, lo que verdaderamente le da fuerza, al esfuerzo de los inversionistas y el Gobierno, por que se instalen nuevas empresas y se generen empleos formales.

Y es que cuando se conoce que se dio oportunidad laboral a personas sin distinciones de sexo, edad o cualquier otra situación, sabes que hablamos de una acción digna de imitar.

No se requiere escolaridad mínima o experiencia previa, solo ganas de trabajar y salir adelante

Cuando ya no puedes más, llega la luz

Alma Alicia Soto Silva, a los 47 años y tras una dolorosa separación de su pareja, pensó que el mundo se le partía en dos, que no tenía manera de salir adelante, ya que siempre se había dedicado a las labores del hogar y hacía costuras básicas que no le daban para costear los gastos.

“Supe que se estaba haciendo la maquiladora y vi una esperanza para tener un trabajo, porque es difícil conseguir un empleo a esta edad, más con todas las prestaciones que se nos están dando”, explicó Alma Alicia Soto.

Ella como varias personas que ingresaron a esta empresa, acudió a solicitar informes, a dejar solicitud, vivió todo el proceso de reclutamiento hasta que les dieron un curso de capacitación que con el subsidio del Gobierno del Estado mediante una beca logró prepararse para obtener el empleo.

“Tengo tres hijos, de 24, 20 y uno de 15 años, para mí este empleo ha sido una gran satisfacción, es una luz de esperanza para mí y para mis hijos, yo tengo pocos meses de estar separada, pensé que ya no iba poder trabajar, se me cerraba el mundo, esto ha sido todo, yo hoy veo un futuro esplendoroso, me siento una persona plena, me siento útil y como mujer me siento productiva”, expresó Alma Alicia Soto.

María Magdalena Borjón Alcocer, con 50 años nunca pensó en tener una oportunidad laboral

Con un poco de lágrimas en los ojos comparte “si usted me hubiera conocido antes de este trabajo, yo era otra, no me reconocería, hoy me arreglo, me cuido, tengo ánimo, es un cambio que yo me siento feliz”.

Aseguró que todos los que están ahí laborando están dando el extra para que la empresa dure y permanezcan las fuentes de empleo.

 

 

La edad no es un límite

María Magdalena Borjón Alcocer de 50 años, otra de las trabajadoras de esta empresa maquiladora textil dijo: “En mi vida significa algo interesante, porque pensamos que a nuestra edad ya había que darle oportunidad a la gente joven; sin embargo, después de 12 años casí 15, llega otra fabrica a la ciudad, en la que se nos da el espacio a todos, tanto a jóvenes porque aquí hay muchos niños de 18 y 25 años, así como nosotros los adultos de 50, 65 y 70 años”.

Estableció también que para su vida es una oportunidad “maravillosa”, porque se genera más economía en la ciudad, que ya hacía falta, además de que se genera un ambiente muy agradable.

“No fue fácil, pero nos hemos adaptado y ahora ya estamos produciendo en la fabrica y eso ha sido maravilloso, la oportunidad se le agradece tanto al ingeniero Hugo, al ingeniero José Luis, al ingeniero Castellanos, así como cada uno de los empresarios que nos abrieron esta puerta”, mencionó.

Como madre soltera, con una hija que dependen de ella, este trabajo le trajo a María Magdalena Borjón, alegría ya que estaban pasando por un momento muy difícil con la muerte de su padre, por lo que fue como una terapia.

“Venir a trabajar me encanta, de ver un objeto tan simple como lo es una tela sin vida, hacer todo un arte y darle forma, a mi me encanta yo disfruto mi trabajo desde las 7 que llego hasta las 5 que salgo”, afirmó María Magdalena Borjón Alcocer.

Finalmente explicó que se agradece al Gobierno del Estado el apoyo de la beca que recibieron por 20 días de entrenamiento ya que para el día 28 ya tenían su dinero, ¿Quién te paga por enseñarte? Se preguntaba María Magdalena, “Nadie lo había hecho por mí”, responde.

José Luis Castellanos González habla en representación de los empresarios que apostaron por Mante.

Espacio también para los hombres

Las historias de vida no solo las comparten las mujeres, sino también los hombres que libres de cualquier prejuicio han visto en esta empresa la oportunidad de llevar un sustento digno a sus hogares.

Miguel Ángel Cervantes Barrera llega a la empresa porque escucha de su apertura y considera que sus conocimientos en mantenimiento de maquinaria y mecánica, le ayudaría a obtener empleo, además de acudir con el señor José Luis Castellanos para solicitar el trabajo.

“Me encargo del mantenimiento de la planta en general, de la maquinaria y de la electricidad”, describió Miguel Ángel Cervantes.

Sobre la oportunidad de tener un empleo ahora, consideró que es muy positivo no solo para él, sino para todos.

“Es una oportunidad que tenemos que aprovechar, tener compañeras de 18 años o de 70 años me deja ver que no cualquier empresa hace eso, la verdad es que llegamos a cierta edad y ya no nos contratan, es una empresa inclusiva porque tenemos compañeros con discapacidad”, indicó Miguel Ángel Cervantes.

La situación económica como en muchas familias no era la más holgada, ya que hacía trabajos por su cuenta, pero ahora con este empleo el panorama ha cambiado para Miguel Ángel y los suyos.

Otro caso es el de José Guadalupe Loredo, quien afirma que este trabajo le da la oportunidad de salir adelante, ya que en el Mante no había fuentes de empleo como esta.

“Esto es excelente, porque para los que ya tenemos más de 40 años, menos oportunidad hay, no te dan trabajo en cualquier lugar y si te lo dan no te quieren dar seguro social, aquí no te piden ni edad ni escuela”, explicó

Lo primero que movió a José Guadalupe fue precisamente la necesidad de tener un empleo “no me importó que dijeran que era costura o textiles y que piensan que es solo un trabajo para mujeres, yo conozco a diseñadores, sastres muy buenos, es un trabajo que todos podemos hacerlo”.

José Guadalupe Loredo indica que no tenía experiencia previa en el trabajo con textiles, pero tuvo un mes de capacitación que le cubrieron con la beca del Estado.

“Esperamos que con la práctica podamos ganar más, porque ahorita es lo mínimo, es cuestión de esforzarse, por ejemplo: hoy muchos no vinieron (sábado), pero los que queremos aprender a producir más, pues venimos”.

Finalmente, reflexiona: “Teniendo trabajo tienes muchas cosas, simplemente yo como cabeza de familia, sino tengo dinero, pues no puedo hacer nada”.

Todos los trabajadores de Fondo Mante coinciden en que la convivencia en el lugar es muy agradable, porque hay compañerismo y apoyo, para que todos cumplan sus metas y la empresa siga dando espacios de trabajo a más mantenses.

Alma Alicia Soto Silva, la Textilera una luz de esperanza para su vida

Empresarios comprometidos

José Luis Castellanos González, del grupo de empresarios que apostaron por este proyecto, en su ciudad, dijo que prácticamente surgió de la nada, después de platicar con amigos y excompañeros de cuando fue alcalde, diputado local y funcionario estatal.

“Yo ya estoy fuera de todo, fue lo primero que respondí cuando me hicieron la propuesta de hacer una empresa textil, pero cuando me volvieron a llamar lo compartí con otros empresarios que pensaron que no perdían nada con escuchar”, explicó.

Una empresa textil con 138 trabajadores operarios, más 20 de staff y con la oportunidad de llevar muchas cosas positivas para Ciudad Mante fue la propuesta que recibieron y que después de analizarla, decidieron tomar.

“El gobernador estando aquí en la plaza le expusimos el proyecto y nos dijo pues denle, vamos a ver si es bueno o no”, recuerda José Luis Castellanos

Miguel Ángel Cervantes, encargado de mantenimiento de la planta

Es así como llegan a San Luis Río Colorado con el ingeniero Cisneros a quien le piden la maquinaria que se requería en el proyecto, pero a cambio les responde que les vende 569 máquina, cuando en realidad tenían pensado producir 25 mil prendas por semana con 138 máquinas, pero con esa propuesta les cambió la expectativa.

“Tardó un año, porque no es lo mismo 4 millones de pesos a 20 millones de pesos para arrancar un proyecto, pero le entramos porque siempre le hemos apostado a generar empleo en la ciudad y esta era una oportunidad”, afirmó el empresario local.

Tras 12 años que no había una empresa de este tipo en Mante -la última cerró en 2007- llega esta oportunidad, en la que participa de manera animada un grupo de empresarios.

“Si durante mi administración se logró tener 1,800 empleos nuevos en Mante, pero ahora ya las cosas no estaban igual, es por eso que valoramos mucho el apoyo de este grupo de empresarios y del Gobierno el Estado que nos ayudó mucho”, dijo.

La nave se consiguió en comodato con el apoyo del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, mientras que los empresarios la acondicionaron e instalaron todo para que en una primera etapa trabajaran ahí 200 personas, pero en menos de un mes y con el ritmo de producción que llevan se aumenten 100 empleos más.

José Guadalupe Loredo asegura que la oportunidad laboral es para todos

“La prenda llega desde Los Angeles, California, ya cortada aquí se maquila y se regresa, de acuerdo a los patrones que se mandan”, explicó José Luis Castellanos.

Hay un modelo de competencia por línea de producción que hace que los trabajadores se esfuercen por sacar más prendas al día para con ello ganar más, estimulando además el desarrollo del trabajador.

“La expectativa es que en unos 8 meses la empresa pueda ampliar sus operaciones al poner a funcionar las más de 560 máquinas y con ello sacar una producción importante y dar más empleo a la gente de la región”, dijo el empresario.

Lo que tiene claro este proyecto es que para poder crecer se debe apoyar al trabajador, por ello no se les pide escolaridad mínima, ni experiencia, se les capacita y se les incluye en un ambiente de apoyo y competencia sana.

Por Nannette Sedas del Ángel

n.sedas@somostamaulipas.com

 

 

Author

Related