La fuerza de Reynosa está en sus niños y sus jóvenes

Cuando quieres cambiar el rostro de una ciudad y ofrecer un verdadero cambio, la mejor apuesta que puedes hacer es por la educación y en Reynosa esto está sucediendo, gracias a las becas que reciben miles de niños de todos los niveles educativos, hoy las nuevas generaciones tienen oportunidades y una visión más clara de lo que quieren ser y hacer.

El municipio que encabeza Maki Esther Domínguez se ha hecho un esfuerzo importante por llevar a buen término la preparación de los niños y jóvenes reynosenses, con becas desde el nivel básico hasta titulación de la carrera universitaria.

Ser maestra, veterinaria o doctor de bebés, son solo algunas de las metas que se han fijado los pequeños estudiantes de Reynosa

Para muestra un botón

Sin duda esta tarea debe tener varios rostros, trabajo en equipo y la disposición de todos los involucrados en el proceso formativo, para que los resultados sean los esperados.

Acudimos a la Escuela Primaria Naciones Unidas ubicada en los límites de las colonias Pedro J. Méndez y Satélite; ahí se atienden a casi 900 alumnos en ambos turnos, la mayoría hijos de madres y padres trabajadores del sector maquilador.

“Esta escuela a diferencia de algunas otras de la periferia no tiene población flotante, ya que la mayoría de las familias de la comunidad estudiantil son de aquí, de Reynosa y tienen muchos años establecidos en este sector”, explicó el profesor Marco Antonio Moreno Amaro, director del turno matutino.

El profesor Marco Antonio Moreno Amaro, director del turno matutino y un grupo de alumnos.

 

En el turno matutino hay aproximadamente 452 alumnos, mientras que en el vespertino hay 400 alumnos, de todos ellos el 30% cerca de 250 alumnos cuenta con un tipo de beca, mientras que otra cantidad igual cuenta con el servicio de desayunos escolares a partir de este ciclo escolar.

“Todo esto es posible definitivamente a que se ha cumplido con cada una de las cosas con las que se han comprometido las autoridades, a que los padres de familia también han participado y definitivamente a que los niños se esfuerzan cada día”, dijo el director de la institución.

Comenta que cuando llegó a la titularidad de la escuela, carecía de muchas cosas y fue un esfuerzo de equipo lograr traer beneficios para sus alumnos y para la propia institución.

La escuela cuenta con un programa de reciclaje que desarrollan los alumnos en coordinación con los maestros

 

“El municipio nos acaba de construir un módulo de servicios sanitarios que era muy necesario y justo en este momento nos están impermeabilizando toda la escuela”, explicó.

Sobre los desayunos escolares mencionó que la solicitud fue atendida casi de inmediato por el DIF estatal y por el DIF municipal y hoy sus alumnos se concentran en estudiar y no en que tienen hambre.

“Otra obra fue el estacionamiento, ya que en los 35 años que tiene la escuela nunca se había tenido esta infraestructura”, expresó el profersor Marco Antonio Moreno Amaro.

Finalmente, el director dijo: “Se nota cuando se quiere ayudar, cuando hay disposición y voluntad”.

 

Ilusiones y esperanza

Tuvimos la oportunida de conocer un poco de los niños que recibe una beca y conocer cuáles eran sus metas.

Kimberly Caamaño Pérez es una alumna de excelencia que se siente feliz por tener una beca, ya que su sueño es llegar a ser veterinaria o maestra.

Mayte Ramos Nolazo, de tercer año grupo B, dijo que admira a su profesora y que agradece la beca que recibe, porque con ella va a lograr llegar a ser maestra también.

Igual que ellas Claudia Zamarrón y Valeria Pérez, de cuarto grado B, detacaron que están felices por recibir la beca que les otorga el municipio, y que quieren llegar a ser doctora y química, respectivamente.

Paloma Zuñiga y Briana Hernández, por su parte dijeron que les hace ilusión ser pediatras, curar a los niños.

Padres de familia comprometidos con el desayunador escolar

Madres de familia

La señora Rocío Esmeralda Pérez Ruiz, tiene 16 años siendo madre de familia de esta institución, donde vio primero a su hijo mayor y ahora a su hija menor, pasar por las aulas y por las diferentes condiciones que ha pasado la escuela.

Ella es la coordinadora del desayunador escolar, donde dice atienden cada día a cerca de 240 alumnos “aunque se cobran 5 pesos, si llega un niño y nos dice que no comió y no trae dinero le damos el alimento”.

El menú es muy variado gracias al apoyo que reciben del Sistema DIF que surte buena parte de la despensa y de la cooperación se compran otros insumos como el gas y el agua potable.

“Los niños comen a la hora del receso una sopa de pollo con coditos, sopes, huevo con jamón, todo nutritivo y hecho al momento con el apoyo de todo un grupo de padres de familia y con el respaldo del director que ha hecho la diferencia en la escuela desde que llegó”, dijo la madre de familia.

Aseguró que este cambio ha sido gracias a un gran trabajo en equipo y a que las autoridades han cumplido su parte al proveerles de todo lo necesario para tener una mejor escuela y niños más felices.

Por Nannette Sedas del Ángel

n.sedas@somostamaulipas.com

 

 

 

 

 

Author

Related