Fundación y repoblación de Tampico

Fundación y repoblación de Tampico

La palabra “Tampico” se deriva de los fonemas huastecas Tam “lugar de” y Pico “perros”, aunque no se sabe si perros es por las nutrias que pululaban en los ríos “Tamesí” y “Pánuco”, o por los canes de la región, que desde su fundación proliferaban, al grado que en el palacio municipal de la ciudad hay en su fachada dos escudos en cuyas estampas aparecen perros.

Antiguo Escudo de Armas de Tampico

Tras diversas expediciones desafortunadas por la región, encabezadas por distintos líderes militares españoles, es que el 26 de abril de 1554, y con el fin de protegerse de ataques de piratas, el religioso fray Andrés de Olmos ofrece a los nativos su protección, a través de un monasterio de la orden de los franciscanos, fundada a la orilla sur del río “Pánuco”, donde hoy es Ciudad Cuauhtémoc, Veracruz, antes Pueblo Viejo, a la que llama Villa de San Luis de Tampico, la cual llegó a llamarse Pueblo Viejo de Tampico, de donde luego se trasladaron más al sur, fundando la Villa de Tampico Alto, debido a los ataques de piratas a comerciantes de la Villa de Tampico, lo cual sucedió en 1754, fundándose el 15 de enero de dicho año, lo que inicialmente se llamó villa de San Salvador y ahora se le conoce como Tampico Alto, Veracruz.

También hubo una emigración más a orillas del río Tamesí, a un poblado al cual llegaron a llamar Tampico Joya.

Antigua Celebración con desfile de carros alegóricos de la repoblación de Tampico, Tamaulipas

Es de destacar que esta zona fue muy beneficiada durante la época virreinal gracias al auge económico que generaron la explotación y comercialización de las minas de sal, lo que también incrementó la actividad marítima.

Posteriormente, durante el imperio de Agustín de Iturbide, el general Antonio López de Santa Anna se rebela, y al incursionar de Veracruz a San Luis Potosí, pasa por la Villa de Altamira, en donde los residentes del lugar le piden establecer una aduana, la cual es puesta en funciones a la altura de un lugar llamado “El alto del viejo Tampico”, un 12 de abril de 1823, al que llamaron Santa Anna de Tampico, lugar que posteriormente llegó a ser el principal puerto de abastecimiento de la región noreste del país, luego de que en 1824 se le otorgase oficialmente el estatus de puerto, llegando a ser muy importante en el trasiego de mercancías y personas a nivel regional, nacional e internacional.

Fue precisamente ese 12 de abril de 1823 cuando se funda la ciudad de Santa Anna de Tampico, lo cual así se hizo gracias al acompañamiento y asentamiento de un número reducido de vecinos de la Villa de Altamira, entre cuyos nombres aparecen Cayetano Quintero, Felipe Ederra, Juan de Villatoro, Andrés de Lagos, familia Castilla, Juan Antonio de los Reyes, Juan de Escobar, Domingo Vázquez y otros más, habiendo sido designado en 1825 como primer alcalde a Romualdo Antonio Segovia, quien formula las primeras 22 ordenanzas municipales de Tampico que permiten darle a la ciudad un desarrollo ordenado e institucional.

Don Marco Antonio Flores Torres, cronista vitalicio de Tampico, Tamaulipas

Posteriormente, expide primer bando de policía y buen gobierno, y en marzo de 1825 preside la bendición del primer templo católico de la Villa, siendo este la casa parroquial que inicialmente se construyó en donde hoy se levanta la Catedral de Tampico.

Es así como con su labor Romualdo Antonio Segovia sienta las bases de lo que posteriormente serían más obras como el construir una cárcel de mampostería y zaguán para el cuerpo de guardia; un nuevo camino de Tampico a Altamira; un mercado sobre la ribera del río para ordenar el disperso comercio de la zona fluvial que intensifica su movimiento por la llegada de los primeros barcos al puerto, hasta establecer en Tampico su aduana.

El asentamiento de lo que pudiera denominarse Tampico ha sido variable desde la época prehispánica hasta nuestros días, pues el mismo ha sido trashumante, aunque siempre ha estado en torno a la llamada zona conurbada, comprendida por los municipios tamaulipecos de Tampico y Ciudad Madero y los municipios veracruzanos Cuauhtémoc, Tampico Alto y Panuco.

Por Marco Antonio Flores Torres
Cronista Vitalicio de Tampico, Tamaulipas
Colaborador Invitado

 

 

Author

Related