Historias y leyendas: Historia tras las paredes del Penal ͞Manuel Andonegui.

Historias y leyendas: Historia tras las paredes del Penal ͞Manuel Andonegui.

Considerado un edificio arquitectónico de la época revolucionaria

Recopilación de datos históricos diversos autores.

Mientras que las actuales autoridades estatales piensan recuperar el inmueble y ponerlo al servicio de la cultura, el edificio que fuera el penal de Andonegui, guarda tras sus paredes una historia que cuenta la época revolucionaria en su arquitectura y leyendas que cuentan quienes fueron sus huéspedes por algún tiempo.

Datos históricos
Este edificio fue construido bajo el mandato del expresidente Álvaro Obregón, en una época después de un momento crítico que vivió Tampico y la zona aledaña, que necesitaba un espacio para albergar a los delincuentes del fuero común.Su construcción se remonta a 1922 bajo el diseño propuesto por Jeremy Bentham y se constituyó como uno de los Centros peniteciarios de México. Como todos los edificios de la época fue construida con ladrillo y refuerzo en sus paredes, para mantener a los reos adentro, igual que los barrotes que fueron puestos con el fin de hacerla segura, aunque durante los años que fue prisión cuentan los historiadores que sí se presentaron importantes fugas de reos. Incluso en estas fugas se menciona algunos extranjeros en el año de 1975, que se evadieron del penal de apellidos Smith, Brean y un mexicano de nombre Roberto Rodríguez, que habían sido detenidos por robo.

Las leyendas
Existen muchas leyendas entorno al penal de Andonegui, pero sobresale la del Capitan Fastasma. Santiago Reyes Quesada era un conocido delincuente que inició sus andares por 1938 en Tamaulipas donde fue sorprendido robando accesorios de autos y al ser detenido aprendió el oficio de carpintero y ebanista, que más tarde le ayudaría en sus fugas. En 1945 fue detenido nuevamete en Tamaulipas y fue a dar a la prisión hasta que con sus ganancias de sus robos, tuvo para sobornar a dos custodios que lo dejaron salir en Navidad. Pero, su historia no termina ahí después de andar por otros Estados cometiendo ilícitos, donde además se ganó el apodo de capitán por haber comprado un uniforme militar, en 1948 regresó al Estado, pero fue detenido en la prisión de Ciudad Victoria, de donde nuevamente se fugó dentro de un vehículo de madera que había construido. Su historia en Tamaulipas sigue pasado el año de 1951, cuando fue nuevamente capturado ahora si fue llevado a Andonegui, pero de nueva cuenta se fugó, dentro de una cantina de madera que habían construido para el gobernador Horacio Terán.Andonegui alcanzó fama a nivel de San Juan de Ulúa en Veracruz o Lecumberri en México, por los delincuentes peligrosos que estuvieron entre sus celdas.

Cierre y edificio histórico
Tampico y Ciudad Madero continuaron creciendo, es por ello que la mancha urbana terminó por rodear este edificio que fue cerrado como penitenciaría e iniciaría entonces una etapa como sitio histórico, que durante años formó parte de los recorridos que los guías mostraban a los visitantes de la zona sur del Estado. Las visitas guiadas por este lugar también tuvieron su época importante, ya que se realizaban de 10 de la mañana a 6 de la tarde y dependiendo el guía, estaban salpicadas de leyendas. Hoy este edificio se alista para ser el Museo del Niño auspiciado por el Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes de Tamaulipas. FOTO Esta es la imagen del “El Capitán Fantasma” sacada de los archivos del Gráfico/LA PRENSA Antigua Vista del Penal de los archivos historicos de Tampico

Author

Related