Tamaulipas en la historia de la Independencia

Tamaulipas en la historia de la Independencia

Fragmento: Enciclopedía de los Municipios y delegaciones de México

La colonización de Nuevo Santander se cimentó en una organización política y militar a base de Ayuntamientos, que en las Villas eran elegidos por los vecinos anualmente, integrándose con un jurista, un procurador y dos regidores. Dependía la autoridad, en los pueblos, de los capitanes nombrados por Escandón. 

A esta estructura administrativa, militar y eclesiástica, no se adaptaron las tribus nómadas tamaulipecas, quienes en más de medio siglo de sojuzgamiento, iniciaron un rápido proceso de desintegración y extinción como grupo étnico. El exterminio de los nativos, el fracaso misional de los franciscanos de Guadalupe, Zacatecas y la necesidad de revisar la política del conde, orientada por el gobernador Fernando de Palacio, en cuanto al régimen político y distribución de la propiedad rústica, arrojan datos negativos. 

Escandón fue substituido por Fernando de Palacio en 1767, sin ser despojado de la gobernatura del Nuevo Santander sometiéndosele a juicio de residencia. Murió en 1770 y se le absolvió de los cargos después de su muerte, revindicándose su memoria con respeto al título de Castilla, quien instaura el Condado de Sierra Gorda. Cuando estalló el movimiento de Independencia en 1810, gobernaba la provincia del Nuevo Santander el coronel Manuel Iturbe, quien trata de reunir tropas suficientes para combatir la rebelión. 

La insurgencia en Tamaulipas tuvo un fuerte brote popular en las zonas de Tula y Palmillas, en donde la insurrección de aguayo toma la forma de una rebelión militar, en tanto que la de Tula es una genuina revolución. 

El 4 de diciembre de 1810, Bernardo Gómez de Lara, más conocido como el “Huacal”, Mateo y Lucas Zúñiga y Martín Gómez de Lara, ocuparon el cuartel de Tula, dominando la situación. Esta ocupación fue temporal, ya que en mayo de 1811, fue reocupada por tropas realistas al mando de Joaquín de Arredondo. La caída de Tula constituye la primera de una cadena de derrotas, en las que son ejecutados los jefes insurgentes, oriundos de Tula, Bernardo Gómez de Lara, Juan Nepomuceno Jiménez y Juan Bautista de las Casas. 

Insurgentes los tres fueron los hermanos Gutiérrez de Lara, José Bernardo, militar y José Antonio, presbítero, quienes se pusieron a disposición del padre Hidalgo, de Ignacio Allende y de Mariano Jiménez, encargándose a José Antonio contribuir a la causa de la Independencia en las Villas del norte de Tamaulipas; en tanto José Bernardo fue nombrado teniente coronel por los caudillos, designándosele embajador de los insurgentes ante el Gobierno de Washington. 

Francisco Javier Mina conoció en Londres al inquieto fraile regiomontano Servando Teresa de Mier, con quien proyectó una expedición naval militar a México, con el propósito de contribuir a la lucha de Independencia. En mayo de 1816, Mina, fray Servando y 32 oficiales italianos, españoles e ingleses zarparon de Liverpool con destino a América. Los expedicionarios desembarcaron en el lugar conocido actualmente con el nombre de la Pesca, que forma parte del actual municipio de Soto la Marina, el 15 de abril del mismo año. 

Mina y sus hombres ocuparon la pequeña población de Soto la Marina localizada corriente arriba del mencionado río instruyendo a autoridades civiles; asimismo se instaló la primera imprenta de Tamaulipas. J. Manuel Bangs, originario de Boston, fue el impresor estando la imprenta bajo la dirección del doctor Joaquín infante, de la Habana. Esta imprenta fue la primera que operó en la zona de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Texas. 

Los insurgentes de Soto la Marina dividieron sus fuerzas en dos: correspondiendo una a la habilitación y defensa del fuerte y la plaza. Se asignó a la otra fuerza, la misión de penetrar a profundidad en el territorio de México. La columna que salió de Soto la Marina al mando de Mina, inició su marcha el 24 de mayo de 1817, asaltando la Hacienda del coronel realista Cayetano Quintero, llamado el Cojo. Pasaron a San Luis por la Sierra de Tanchipa para realizar la marcha hasta Guanajuato, donde cayó Mina prisionero en la ranchería de Venadito, siendo fusilado en el Cerro del Bellaco. 

La gesta de Mina se relaciona con la incorporación a sus huestes de 300 tamaulipecos voluntarios de los voluntarios tamaulipecos a la causa insurgente, constituyen importantes hechos del movimiento de Independencia, y evidentemente integra una página en la historia de Tamaulipas. La proclamación del Plan de Iguala del 24 de febrero de 1821 como derivación del pacto político y militar celebrado entre Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide, dio lugar a adhesiones que pusieron fin al poderío colonial.

En Nuevo Santander conspiraban por la Independencia en la Villa de Aguayo, desde abril de 1821, Eleno de Vargas, Francisco Guerra, Pedro, Francisco y Miguel de la Garza y José Honorato de la Garza, en cuyo domicilio se hacían las juntas que presidía el alcalde José Antonio Fernández de Córdova. 

La conspiración cobró fuerza al recibirse la invitación de Zenón Fernández, quien se adhirió a la causa de Iguala en Río Verde. El alcalde de Aguayo, acompañado por los vecinos de la Villa, invitó al gobernador José Ma. Echegaray a secundar el movimiento de Independencia, renunciando a la gobernatura, por lo que una junta de notables designó como gobernador a Felipe de la Garza, empezando así en Tamaulipas una vida soberana y libre. 

La independencia se proclamó en nombre del Departamento del Nuevo Santander, aunque por la costumbre se le designaba en documentos oficiales como provincia, siendo facultada para nombrar diputados provinciales y para que gobernara una diputación provincial. Felipe de la Garza gobernó la entidad hasta el 26 de septiembre de 1822, siendo reemplazado por Pedro José Lanuza, por la protesta e intento de rebelión contra el autoritarismo del emperador Iturbide. Fue designado por el congreso constituyente del Estado, el coronel José Bernardo Gutiérrez de Lara. 

En el Acta Constitutiva de la Federación, expedido el 31 de enero de 1824, firmó como diputado único de Tamaulipas, Pedro Paredes y Serna, quien también fue primer senador del Estado juntamente con Antonio Quintero. El 07 de julio de 1824 se instala en Padilla “El Congreso Constituyente del Estado libre, independiente y soberano de Tamaulipas”, designado gobernador al coronel José Bernardo Gutiérrez de Lara el 15 de julio. La división tripartita de los poderes, quedó señalada desde un principio disponiéndose la formación de la Constitución del Estado y la organización. 

Author

Related