De la labor humanitaria al apoyo institucional

De la labor humanitaria al apoyo institucional

José Martín Carmona Flores, una vida dedicada al apoyo de nuestros connacionale

Durante más de 3 décadas el fenómeno de migración hacia Estados Unidos, por mexicanos y latinoamericanos ha tenido diferentes matices, la situación económica, la falta de oportunidades y la aspiración de darles una mejor vida a sus familias, ha llevado a cientos o miles de hombres y mujeres a emigrar al vecino país del norte, aún con los peligros que representa hacerlo de manera ilegal.

Muchas han sido las historias que se tejen por buscar el sueño americano, aunque no todas tristes, si hay algunas con finales que no se quisieran contar ni en la mejor narración, pero entre todo esto siempre destacan aquellas personas que por su labor desinteresada y espíritu de servicio llevan un poco de esperanza y luz a quienes más lo requieren.

Una historia de servicio
José Martín Carmona Flores ha dedicado más de 20 años de su vida a dar apoyo a los migrantes que cruzan la frontera entre Tamaulipas y Texas. Su labor ha sembrado en muchas personas el interés por brindar una mano amiga y ha logrado sumar voluntades individuales y de grupo para atender esta causa.

En el pasar de los años ha tenido la oportunidad de coincidir con diferentes gobernantes tanto del lado estadounidense, como del mexicano, a quienes en cada oportunidad les hizo ver la importancia de tratar con dignidad a los que solo buscan una mejor oportunidad de vida.

Esa labor lo llevó a sentar las bases para la creación en el 2011 del Instituto Tamaulipeco para el Migrante, pasando del esfuerzo privado a una estructura institucional que ha alcanzado mejores condiciones para los propios connacionales.

Hoy tienen un mejor apoyo
Antes, hablar de migrantes que eran deportados a territorio mexicano, era escuchar historias nada alentadoras, pero hoy y gracias a la constitución de este instituto y al esfuerzo colectivo de grupos religiosos y sociales, reciben más que una buena atención, reciben una nueva oportunidad.

José Carmona con mucho orgullo muestra como a través de los años se ha logrado cambiar la visión sobre los mexicanos que regresan al país después de hacer toda una vida en Estados Unidos, hoy reciben servicios completamente gratuitos, traslados a sus lugares de origen, comida, área de descanso, servicio de telefonía y de internet para comunicarse con sus seres queridos, pero lo más importante es la seguridad que se les brinda.

“Vamos más allá, les ofrecemos una oportunidad para que una vez que están en nuestros registros, obtegan un empleo de acuerdo a las capacidades adquiridas o más aún certificamos estas capacidades para que tengan un documento que les permita obtener empleos en nuestro país mejor remunerados”, explica Carmona Flores.

¿Qué ofrece el ITM?
Al cruzar el puente el Instituto Nacional de Migración los registra, luego llegan con nosotros y gracias al apoyo que nos ha dado el gobernador del Estado Francisco García Cabeza de Vaca, hoy les podemos ofrecer unas instalaciones dignas en las 4 delegaciones que tenemos en Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Tampico, explicó el titular del Instituto.

Además de los servicios que se prestan en las propias instalaciones, se tienen Convenios de Colaboración con 6 asociaciones que permiten brindar alojamento y alimentación temporal a más de 600 personas.

Estas son la Casa del Migrante Nazareth, de Nuevo Laredo; la Casa del Migrante Nuestra Señora de Guadalupe A.C y la Casa del Migrante Senda de Vida, de Reynosa; la Casa del Migrante San Juan Diego y San Francisco de Asís, de Matamoros; y la Casa del Migrante Emaús, de Tampico.

De la misma forma recibimos apoyo de diferentes comunidades religiosas, que de manera desinteresada sirven alimentos en los comedores de las delegaciones o llevan alimentos a los paisanos que requieren atención.

En el área de asistencia para los migrantes tenemos una serie de programas que atiende las diferentes circunstancias de los connacionales, como son el Programa de Doble Nacionalidad, Vinculación con los Tamaulipecos Radicados en Estados Unidos, Feria de Servicios para los Tamaulipecos en EUA, Retorno a casa digno y seguro, Gestión para el apoyo de pasajes a migrantes por su Estado de origen, Servicios para la localización de migrantes, Programa de Asistencia integral al migrante, Atención médica, psicológica y jurídica al migrante, Apoyo en gestión para el traslado de restos, Programa de apoyo Humanitario Parole, Programa de apoyo y gestión para trabajadores en el extranjero y el programa de recuperación de pertenencias de los migrantes repatriados.

Antes que cualquier otra cosa, comenta José Carmona, lo que hacemos es ofrecerles una plática motivacional, porque definitvamente ellos aquí son personas muy valiosas, podemos decir que son tan importantes que ellos mismos no lo saben, todo lo que aportan al país con las remesas que envían y muchas veces es importante hablarles así, porque vienen de estar detenidos por su condición ilegal y emocionalmente muy decaídos.

Testimonio de un cambio de vida
Enrique Sánchez Rosas es un testimonio vivo de cómo un deportado puede encontrar una nueva oportunidad de vida en México, a través de la atención y opciones que brinda el Instituto Tamaulipeco para el Migrante.

“Fui deportado hace un tiempo, llegué sin familia y sin nada a este instituto, me dieron ayuda, pero más que otra cosa me dieron confianza, me encontraron un trabajo y un lugar donde quedarme. Ahora estoy con una iglesia y apoyamos a muchas personas que como yo no tienen nada al regresar a México”, explicó.

Enrique Sánchez compartió que en este momento tiene una empresa de seguridad, donde se contrata incluso a migrantes que quieran laborar en esta ciudad.

“Por medio de nosotros y del instituto se les apoya con los documentos que necesitan para poder obtener el empleo, muchos no cuentan con recursos por eso les damos un lugar donde se queden y alimentos, mientras cumplen con todo lo necesario para trabajar”, dijo.

Enrique Sánchez califica como una bendición muy grande haber llegado al Instituto Tamaulipeco para el Migrante, porque hoy puede decir que tiene un techo donde dormir, amigos y un trabajo. “En mis tiempos libres vengo aquí al Instituto a ofrecer mi apoyo, a hablar con otras personas para que tengan confianza y reciban la atención como yo la recibí”.

Aunque no es Tamaulipeco, oriundo del Estado de México, menciona que decidió quedarse en Nuevo Laredo, porque le gustó el trato y las oportunidades que obtuvo: “Me gustó como hacen las cosas aquí”.

A los que deportados que aún están pensando en reingresar a Estados Unidos, Enrique Sánchez les dice: “Cómo están las cosas yo no regresaría!, sé que hay circunstancias diferentes, pero aquí he aprendido a tener paciencia, hacer las cosas sin desesperación, muchas veces la desesperación te hace cometer errores, cruzar un río donde puedes morir o te pueden detener otra vez, si tienen familia aquí lo que les diría es que traten de hacer las cosas bien, buscar un trabajo, porque acá hay oportunidades, solo que uno no las busca”.

De esta manera el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes bajo la coordinación de José Carmona ha logrado establecer un vínculo confiable entre los mexicanos deportados por la frontera norte de Tamaulipas, y el Gobierno. “Esta labor no se detiene es diario el esfuerzo y aquí en la oficina existe gente muy comprometida en apoyar a nuestros paisanos”.

Author

Related