Sembrando la paz en la niñez Tamaulipeca

Sembrando la paz en la niñez Tamaulipeca

Germinando Identidades recorre espacios públicos con actividades artísticas en un sentido formativo

Los niños como una página en blanco aprenden de lo que ven, escuchan, experimentan, sobre todo en sus primeros años, es por ello que como adultos velamos por ofrecerles experiencias que siembren semillas positivas que puedan germinar en hombres y mujeres de bien para esta sociedad.

Los niños pueden aprender la violencia, así como pueden aprender la paz, en esta premisa se resume la idea central del proyecto Germinando Semillas, que mediante 6 semanas de trabajo en parques o áreas verdes, donde desarrollan actividades lúdicas, pueden sembrar un concepto amplio de paz.

“El significado de paz para cada uno es diferente, pero si unificamos conceptos como tolerancia, respeto, compañerismo, solidaridad y muchos más, creemos que podemos sembrar en ellos una visión positiva”, dijo Denisse Escobedo Ramírez, responsable del proyecto.

Sembrando paz

Este proyecto visita colonias desde el 2011, y ahí donde se reúnen los niños, es donde llevan talleres para que convivan, rían, aprendan, hablen, jueguen, se diviertan, imaginen, se expresen, reconozcan la diversidad, respeten la diferencia, despierten los sentidos, desarrollen su creatividad y participen en procesos colectivos.

“Es un espacio donde los niños de 6 a 11 años pueden soñar y suponer que el futuro puede ser mejor”, puntualizó.

El entorno nutre el desarrollo creativo del niño, que más tarde guiará las aportaciones que este hará a su entorno para modificarlo o incidir en él.
Actualmente en gran parte del país, se vive una ola de violencia que involucra a actores cada vez más jóvenes; los niños están viviendo y creciendo en un entorno hostil, cargado de modelos, símbolos y conductas que aluden a la violencia y a la ilegalidad.

Mucho se dice que la respuesta es la educación, pero ¿Qué tipo de educación? Quizá podamos encontrar una respuesta en la “educación para la paz”.
“Lo que queremos es propiciar en los niños cambios conductuales en concordancia con la cultura de paz, que haya espacios de reflexión sobre la violencia, sus causas y manifestaciones, y sobre la búsqueda de la paz, generar espacios de convivencia pacífica y valórica, fomentar entre los niños el sentido de pertenencia, dar alternativas de expresión y esparcimiento, así como desarrollar la capacidad creativa de los niños”, explicó Denisse Escobedo.

Dinámica en su propio espacio

Este proyecto inició en la colonia Obrera de Matamoros, Tamaulipas, en el área verde donde regularmente jugaban los niños, ahí se trabajó con dinámicas de pintura, lenguaje, música y otras más, todas con el enfoque de sembrar conceptos que lleven a la paz.

“Esas actividades son el pretexto para reunirnos y hablar de la cultura de paz”, enfatizó.

Tal fue el impacto de este proyecto que a 7 años de distancia de su inicio, ya ha llegado a otros estados como Durango y Chihuahua.

Quienes llevan el proyecto son un equipo de facilitadores (10), que se reúne tras una convocatoria, se hacen talleres para capacitarlos en cultura de paz y entonces se desarrolla el trabajo, obviamente cada uno conoce su arte”, expresó.

Germinando Identidades se financia a través de participar en proyectos de las diferentes Secretarías de Estado o de organizaciones no gubernamentales, que auspician estas actividades.

“Quisiéramos que fueran 12 meses del año, para trabajar con este proyecto en múltiples colonias de todo el Estado, pero creo que hemos logrado sembrar esa semilla y hoy es ya un proyecto más estructurado, que beneficia a miles de niños, con la oportunidad de recibir otra visión de nuestro entorno”, expresó finalmente Denisse Escobedo.

Author

Related