Ramón Cortés Charles

Ramón Cortés Charles

A sus 115 años de vida el baile y la música es lo que más disfruta

Don Ramón Cortés Charles es un abuelito originario de Llera, Tamaulipas, quien nació un 20 de agosto de 1902, cuenta que desde muy pequeño su familia se mudó a Cd. Victoria y posteriormente a Monterrey en donde paso parte de su niñez y juventud dedicándose a las labores del campo.

A la edad de 80 años, don Ramón a pesar de ser un adulto mayor, contaba con una vitalidad y agilidad física que le permitían continuar trabajando, tan es así, que a esa edad fue cuando llegó por primera vez a la ciudad de Matamoros, en donde actualmente reside.

Una vida de labores en el campo

Su primer trabajo fue con la familia Herebia en donde permaneció muy poco tiempo, para posteriormente trabajar con la familia Santibañez, en donde también solo permaneció alrededor de 3 años. Fue con la familia Anzaldúa con quien terminó trabajando y con quien duro más de 35 años ayudando en las labores del campo.

Para la familia Anzaldúa, don Ramón no era solo un trabajador, era parte de la familia, fue tanto el cariño y agradecimiento hacia don Ramón, que siempre vieron por él hasta hoy en día, ya que él es un hombre solo que no cuenta con ningún familiar.

Actualmente, don Ramón, se encuentra al cuidado de la señora María de Jesús Olvera Limas, quien es familiar de los Anzaldúa, y con quien don Ramón ha pasado sus últimos 25 años de vida.

María de Jesús, se encarga de don Ramón en todos los aspectos, lo baña, le da de comer, lo cuida cuando se puede, lo lleva a pasear un rato y sobre todo le brindan un techo en donde él pueda dormir y descansar.

Don Ramon a pesar de contar con 115 años de edad y próximos a cumplir los 116 años de vida, se encuentra en perfectas condiciones de salud, no padece de ninguna enfermedad crónica, salvo que casi ya no puede caminar y está perdiendo la vista, por la vejez.

Entre los pasatiempos favoritos de don Ramón, la señora María de Jesús, asegura que cuando era más joven le encantaba bailar y escuchar música, que siempre fue una persona alegre y muy agradecida con los que lo ayudaban y sobre todo con Dios que le perimitía continuar su día a día.

Llegar a los 115 años de vida no es fácil y don Ramón, es todo un ejemplo de vida y constancia.

Author

Related