Cultivando la Tierra Tamaulipeca

Cultivando la Tierra Tamaulipeca

Desde los “Guardados de Arriba” Amadeo Bazán

Amadeo Bazán Mena, ejemplo de vitalidad y entrega, que a sus 83 años, sigue cultivando la tierra, en Miguel Alemán, Tamaulipas.
Persona de trato sencillo, que en su humildad muestra su grandeza, Amadeo Bazán Mena, es un hombre dedicado desde toda su vida a la agricultura, a la que se ha entregado por entero y con la que ha dado sustento a su familia.

Venido al mundo el 21 de diciembre de 1930, Amadeo comentó que su existencia casi comienza con el inicio del poblado “Guardados de Arriba”, que entonces pertenecía al municipio de Mier y ahora al de Miguel Alemán, Tamaulipas.

Sus padres fueron don Catarino Bazán Segura y doña Francisca Mena Villarreal, (Q.E.P.D.) siendo él, el tercero de diez hermanos, con quienes por muchos años vivió en dicho poblado, adoleciendo de los principales servicios básicos como eran agua, luz y drenaje, pero que ahora y con el tiempo ya disfrutan de los mismos.

De origen humilde, Amadeo recordó que nunca perdió el amor por su tierra, a la cual con esfuerzo y los conocimientos que le inculcó su papá, aprendió a sacarle frutos tan diversos, como algodón, sorgo, hortalizas, maíz y lo que de pronto se pudiera cultivar con mayores posibilidades de éxito, según la época del año y comentó que no concluyó sus estudios de primaria, porque sintió más apego a ser agricultor, que a ir a la escuela, lo que así se ve, pues a tantos años, nunca ha dejado esta labor por dedicarse a otra, siendo que desde su niñez a la fecha, tiene don Amadeo como hábito de vida y trabajo, para atender las tareas de casa y agrícolas, iniciar el día a partir de las cinco de la mañana, terminando la jornada del día a las nueve de la noche, cuando recurre a la cama, luego de cenar, en busca del sueño reparador que le ayude a recuperar fuerzas para que al siguiente día irse a recorrer los surcos, atender sus plantas y estar pendiente de que no les falte agua, ni fertilizantes ni fungicidas.

Casado en primeras nupcias con María Hilda Hinojosa Hinojosa, con quien proceó a tres mujercitas como son Hilda Elisa, María Guadalupe y Elizabeth Bazán Hinojosa, habiendo quedado viudo a temprana edad, tuvo que combinar en sus primeros años de viudez, sus labores de agricultor con las de padre/madre, al tener que atender a sus tres hijas, de acuerdo a como Dios le daba a entender. Años después se casa en segundas nupcias con Alicia Pérez Villarreal, quien junto con sus hijas le apoyan en las que eran sus tareas cotidianas, como el cuidar su granjita en donde criaban cerdos, aves y cabritos.

Don Amadeo, como sus amigos le conocen, es un ejemplo, es una historia de éxito, es la oportunidad de entender a través de una persona lo que significa entregar la existencia por aquello en lo que crees y aquello que amas, como es la familia, la tierra y sus productos y sobre todo, el campo que rebosa aromas, sonidos y colores, y que le da razón de ser a la existencia de un hombre, que a sus 83 años sigue trabajando, siendo un ejemplo de vida para todos nosotros, quien además, recientemente fue reconocido por su virtuosismo de su vida masónica, habiendo sido galardonado por ello por la Gran Logia Masónica de Tamaulipas, lo cual sucedió en la ciudad de Tampico, Tamaulipas.

Author

Related