Nadia Reyna Mendoza

Nadia Reyna Mendoza

Cuera tradicional, arte que perdura

Nadia Reyna Mendoza es una de las más jóvenes artesanas dentro de su familia. Es una representante de un linaje de expertos en la elaboración de la cuera tamaulipeca. Aunque entre su parentela los que se habían dedicado al oficio son hombres, ella sintió el llamado y lo siguió; su pequeño taller en Ciudad Victoria da cuenta de esto.

Nadia recuerda y habla de la cuera tamaulipeca con un profundo respeto y amor por la tradición familiar. En su caso la cuera está unida a los recuerdos sobre su padre y de uno de sus tíos, quienes fueron sus maestros y a lo largo de más de 20 años le transmitieron sus conocimientos, técnicas y oficio. Ahora, fallecidos ambos, es ella quien se afana en la elaboración de la cuera, lo que la ha convertido en parte de la nueva generación de maestros artesanos de este ícono de Tamaulipas.

Su bisabuelo, Rosalío Reyna, es reconocido por algunos como el artesano que por primera vez elaboró una cuera tamaulipeco. A Nadia le contaron su padre y su tío que toda esta tradición empezó en Miquihuana, un pueblo de su entidad. Ahí había muchas flores y plantas hermosas, y es donde se inspiró su bisabuelo para empezar a adornar los cotones, una especie de capa lisa con abotonadura en el cuello, que realizó a petición de uno de los generales de la Revolución Mexicana. Lo demás, dice Nadia con una sonrisa, es historia.

Luego de tantos años de tradición de la cuera tamaulipeca, esta se ha convertido en un símbolo incontrovertible del estado.

Desde que tenía ocho años Nadia empezó el aprendizaje de la costura de pieles, y poco a poco comenzó a mostrarse como una consumada costurera. Esto le sirvió para añadir diseños a la cuera, como el dibujo redondo, el de margarita, el de claveles y el de camarón, que es el que más se usa actualmente. Este tipo de dibujo consiste en simular pequeños camarones arracimados entre sí, formando a su vez otros dibujos en las cueras, mientras que el dibujo redondo remite a pequeñas caracolas que van plasmando volutas que crean también otras figuras. Nadia también usa mucho el diseño de grecas cuadradas, muy tradicional y solicitado por los clientes, y ha empezado a innovar con diseños más modernos, elaborando algo que llama sobreestilo, con faldas más cortas, cueras pequeñas, ecos más largos, o sin ecos.

Hay un estilo que ella prefiere y es el llamado “cotón”: está conformado de una manera simple, y es la cuera de piel sin ningún tipo de adorno. En esta simpleza se muestra la textura y la calidad del material.

Los primeros pasos de Nadia en el mundo de la cuera tamaulipeca los dio al intentar hacer costuras derechas; posteriormente empezó a trazar figuras elementales y a plasmar los dibujos sobre la piel, además de entresacar las estampas, establecer las medidas de las cueras, el armado del diseño y luego el corte de patrones; después vino el uso cuidadoso de las tijeras, pues un error pequeño en el corte de la piel representa mucho dinero tirado a la basura. Y parte esencial en su formación ha sido recordar constantemente lo aprendido junto a su padre y a su tío, no olvidar sus consejos y trabajar muy duro.

Nadia sabe que su trabajo es tan complejo que requiere atención total, puesto que ella misma adquiere las pieles, elige los colores, el tamaño y las texturas adecuadas. En la gamuza, por ejemplo, diseña la falda, la cuera y el chaleco, lo que se añade a su creación de las aplicaciones de piel aserrada, que tiene una textura más rígida y aguanta mejor el dibujo de patrón y la costura.

Después de más de 20 años de mantener una tradición viva, ahora Nadia tiene como aprendices a sus dos hijas, quienes a su corta edad –nueve y seis años– ya siguen sus pasos en una sexta generación de artesanos talabarteros que le dan a 59 Tamaulipas uno de sus más hermosos símbolos.

La cuera, en el caso del trabajo de Nadia, claramente es fruto de una continuidad en el tiempo, más allá de los recuerdos, pues posee la certeza de saber que sus manos siguen formando con precisión las piezas que sus antepasados le enseñaron a crear.

Author

Related