Asunción Berrones Morales

Asunción Berrones Morales

Artesanía ecológica, naturaleza simple

La población de Gómez Farías se encuentra a los costados de la carretera que va camino a la reserva de la biósfera El Cielo, en Tamaulipas.

En esta importante zona vive una artesana singular que aprovecha las bondades y los recursos de la naturaleza de una manera que para ella representa una forma de amistad.

El suyo es una mezcla de trabajo artesanal con una labor ecológica, lo que se materializa en piezas de mucha belleza, pero que conservan la simpleza de las cosas.

Asunción Berrones Morales es un ama de casa que se volvió artesana de forma natural y sencilla. Es afecta a dar paseos por el entorno de su hogar, que se ubica a las orillas de la población. En esas caminatas, dice, se fue sintiendo influida por el paisaje que la rodeaba, por la diversidad de la flora y la fauna, y decidió que esa belleza podría brindarle material para crear aun más belleza.

Así empezó hace más de 15 años a recolectar objetos que encontraba a su paso, como hojas, frutos, semillas, piedras, palos, trozos de madera, cáscaras diversas, follaje, y con eso comenzó a elaborar artesanías y adornos.

Con las hojas de ciertos árboles crea mariposas que reproducen a las que vuelan por los montes de la región. Con una ramita forma el cuerpo, y las hojas secas de una jacaranda pueden ser las alas, que luego de ser tratadas, prensadas y barnizadas cuidadosamente, son coloreadas por Asunción con tonalidades que tienen las mariposas locales: negros, amarillos, verdes, naranjas y un azul eléctrico difícil de describir.

Este trabajo es aparentemente sencillo, pero a pesar de la abundancia de esos materiales en la zona, nadie más lo elabora en la comunidad. Con la cáscara de cierto arbusto elabora otros tipos de insectos, y con otras cáscaras hace llaveros, collares y pulseras de las que penden minúsculas mariposas, pájaros o plumas naturales y piedras pulidas por arroyos y por el tiempo.

Las hojas del álamo salvaje son muy duraderas, comparte Asunción. Con ellas es posible elaborar mariposas más grandes, y gracias a su nervadura natural se pueden armar patrones de colores más complicados y hermosos, dividiendo la mariposa en facetas multicolores, como si fuera una auténtica.

Semillas de ojo de venado, cedro y framboyán, junto a los hilos de bras silvestres y las piedras de colores, dan vida a juegos completos de joyas naturales; incluso para pegar algunos objetos, la artesana usa goma o resina de ciertos árboles, la que cuando se seca bien resulta más fuerte que cualquier pegamento comercial.

Luego de años de experimentar y tratar con tantos elementos naturales, Asunción se ha vuelto experta en el diseño de nuevos objetos, combinando su imaginación con su entorno. Sus obras se acercan cada vez más a una novedosa
forma de hacer artesanías en el mundo, que reacciona ante sí mismo y sus elementos sin invadir o transgredir el equilibrio de los ecosistemas.

El éxito en la venta de sus obras es una prueba de la enorme aceptación de esta forma de aprovechar materiales. Los objetos creados por Asunción se han internacionalizado, y narra con orgullo haber visto fotos de sus mariposas en páginas de Internet de otros países. Esto la motiva a seguir pensando en encontrar ingeniosas maneras de utilizar los materiales que la tierra le brinda. Por eso cada vez trabaja en diseños más complejos y que requieren la destreza y habilidad que ha logrado desarrollar de una manera alegre y efectiva.

Author

Related