La Pinacoteca del Estado

La Pinacoteca del Estado

Un espacio cultural e histórico de Tamaulipas

Inmigrantes italianos que llegaron a Tamaulipas en el S. XIX, y que se destacaron principalmente en el comercio, dieron a esta entidad uno de los referentes arquitectónicos más destacados: la Casa Filizola, una majestuosa construcción de estilo europeo, erigida por tres arquitectos italianos, con los mejores materiales de los que se podía disponer en 1884.

La enorme construcción se levantó en la llamada Calle Real, hoy denominada como Calle Hidalgo, en pleno corazón de Victoria, apenas a unos cuantos pasos de la Catedral y del Palacio de Gobierno.

Luego de convertirse en un símbolo, y ser “absorbida” por los tiempos modernos, la Casa Filizola quedó deshabitada y fue deteriorándose, hasta que en 1991 fue nombrada patrimonio histórico; sin embargo, en el 2005 sufrió un incendio que dejó la construcción en mal estado. Fue hasta el 2015, que se inició su restauración, quedando desde septiembre del 2015.

Carlos García Álvarez, encargado de la Pinacoteca de Tamaulipas, afirma: “Hoy la Pinacoteca es un espacio donde se alberga la obra de pintores tamaulipecos consagrados y también emergentes. El propósito fundamental de la Pinacoteca es promocionar y salvaguardar toda la obra pictórica de los tamaulipecos y exhibirla para todos los públicos”.

Refiere que este museo consta de cinco salas, para exponer la obra de artistas tamaulipecos o de pintores que tienen una trayectoria ya muy sólida a nivel nacional o internacional.

“Actualmente, se rescató un espacio en la parte superior de la segunda planta de la Pinacoteca para poder volver a darle vida como exposiciones. Esa sala nueva pretende dar a conocer las propuestas de los tamaulipecos que están vigentes. Gente que ya tiene alguna trayectoria y gente que está pintando, jóvenes, también es el propósito de esa sala que se habitó en la segunda planta. La Pinacoteca también va a tener próximamente una biblioteca de arte donde cualquier persona va a poder tener acceso a consultar”, dice García Álvarez.

Destaca que es importante que la gente visite la Pinacoteca, primero, porque es un patrimonio histórico y cultural reconocido a nivel nacional, porque se hizo una restauración de primer nivel. Es muy reconocida la reconstrucción de este espacio porque fue lo más fiel al proyecto original del año 1884. Entonces, primero que nada, es el inmueble, el edifico que alberga toda una historia y un discurso arquitectónico sobre cómo era la arquitectura en esos tiempos también bajo la influencia de los Filizola que tenían sus raíces en Italia.

En ese sentido, Carlos García agrega: “Entonces la arquitectura tiene un componente del norte con el clásico europeo. Por esa cuestión es importante, porque aquí se va a resguardar la obra y se va a exponer la obra de los tamaulipecos y estoy convencido plenamente de que el arte, y la pintura en especial, siempre van a contar historias de verdad de la gente de los pueblos.

Con el arte siempre los vamos a representar, todos. Entonces creo que todas las propuestas artísticas de los tamaulipecos realmente son nuestras historias de formas tan distintas como distintas son las corrientes artísticas”.

Así la Casa Filizola, hoy convertida en un espacio cultural imprescindible, y al estar ligado de manera íntima a la historia de la capital del Estado, resulta ser un edificio que representa la identidad tamaulipeca “porque un museo de cualquier Estado integra o tiene la intención de integrar nuestras propias visiones y formas de ser, entonces siempre que vas a un Estado creo que es conveniente conocerla bien para que puedas entender un poco la historia y se entienda los porqués de la historia de ese pueblo”.

Una muestra de ello es que en la Pinacoteca hay una sala que se llama “Reyes Meza” que es un pintor tamaulipeco muy importante. En esa sala se presentan libros, conferencias, también se da el espacio para presentar conciertos de música. Esas son otras actividades que se realizan en la Pinacoteca; está ese espacio y otro que se llama “Ramón Cano Manilla” que es para talleres, está condicionado para talleres de todo tipo: niños, jóvenes, adultos. Se han dado talleres de pintura, de dibujo, de escultura y de ensambles o arte. “Aparte tenemos las citas guiadas a escuelas, siempre hay visitas guiadas a escuelas, de todo tipo, desde jardin de niño a universidades, la sociedad civil también puede venir y armamos los grupos y se hace el recorrido que es histórico en la cuestión del edificio, y bueno también de arte por la cuestión que tenemos en las galerías”.

La Casa Filizola, y toda la historia que encierra, y ahora, convertida en la Pinacoteca del Estado, se ha convertido en un destino cultural que debe ser una visita imprescindible para los habitantes de Victoria y todos los visitantes que lleguen a esta ciudad.

Author

Related