Jorge Salinas Graham

Jorge Salinas Graham

Por: Enrique Jonguitud Blanco
co-editor@somostamaulipas.com

Un destacado cirujano dedicado a los trasplantes en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Victoria

Jorge René Salinas Graham es un destacado tamaulipeco dentro del campo de la medicina: es cirujano general formado de la Universidad de Monterrey de donde egresó como médico general, posteriormente hizo la especialidad de cirugía general en La Habana, Cuba, en el Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras.

“Y posteriormente hice la súper especialidad en Trasplante Renal en el Hospital Regional de Alta Especialidad de León, Guanajuato, donde hice entrenamiento de trasplante renal y a partir de entonces he sido parte del equipo de trasplante renal aquí de Ciudad Victoria.

Actualmente, Salinas Graham tiene nueve años realizando esta noble labor “el primer trasplante que hice fue en entrenamiento, en León, donde siempre estaba protegidos por mis maestros, que estaban dentro del quirófano y luego me fueron soltando de la mano, pero el primer trasplante que hice yo solo como cirujano responsable fue aquí en ciudad Victoria en el 2009”.

El equipo médico en el que este destacado doctor trabaja, solo realiza trasplante de riñón, hasta unos 12 al año en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Victoria (HRAEV), bajo una dedicación y entrega absoluta, consciente de que en cada procedimiento está en juego una vida.

“El equipo donde trabajo solo trasplantamos riñón. De los trasplantes, hay un equipo para cada órgano, por ejemplo, si alguien donara su corazón o hígado, sus riñones, sus córneas y sus huesos entra un equipo para cada uno. Entonces, entran dos cirujanos de corazón, otros de hígado, nosotros de riñón, entonces, nuestro equipo aquí en Victoria solo hacemos el transplante de riñón.

Salinas Graham cuenta que en la mayoría de los procedimientos que realizan ellos, son con un donador vivo, “la mayoría de nuestros donadores son personas vivas. Generalmente 7 de cada 10 trasplantes renales en México son de donadores vivos, porque tenemos una cultura de donación que falta reforzarse. Sin embargo el trasplante de riñón es una de las donaciones más nobles porque lo puede donar una persona y puede seguir una vida normal”.

Agrega: “Al donante vivo se le somete a un estudio para asegurarnos y protegerlo a él de que viva el resto de su vida perfectamente normal y pueda hacer sus actividades. Muestra es que muchas personas que no donan un riñón pueden vivir con uno solo perfectamente bien”.

SE INSPIRÓ EN SU PADRE PARA ESTUDIAR MEDICINA

Este talentoso doctor tamaulipeco revela que aunque alguna vez pensó estudiar arquitectura, se inspiró en su padre, un destacado y conocido médico internista llamado Jorge Salinas Treviño, para estudiar medicina, “sí, hubo un momento en el que pensé estudiar arquitectura, pero el ver la dedicación de mi padre, es alguien que le dedica muchísimo tiempo a sus pacientes. Yo creo que él fue la mayor influencia”.

Así que una vez decidido, tuvo que estudiar 14 años seguidos , porque fueron 5 años de la carrera profesional, después 1 año de internado, 1 año de servicio social en medicina rural, posteriormente entró a la especialidad que duró 6 años, y luego hizo 1 año más de especialidad para el trasplante renal.
Y poco a poco, se fue acostumbrando a los delicados procesos quirúrgicos “el miedo se quita desde que estamos estudiando conforme nos pegamos a nuestros profesores y ellos nos van enseñando. Siempre uno empieza sus procesos protegido, al lado de alguien que nos cuida, hasta el momento que ya somos capaces de hacerlo nosotros solos. El miedo se va quitando, pero el resultado de ir viendo un paciente que se mejora gracias a que uno le echó la manita es muy estimulante y a uno le dan ganas de seguir”

Habla de su trayectoria “tengo 11 años trabajando como médico en Victoria. También trabajo en el Hospital General y estuve trabajando un rato en el Hospital Infantil. Me abrieron las puertas y fue de mis estancias favoritas, actualmente no soy médico de base ahí, pero sí formo parte del Comité de Trasplantes. Entonces, hacemos trasplantes tanto en el Hospital Regional, en el Hospital General y en Hospital Infantil.

Cuando acude al hospital sabe que tiene la posibilidad de ayudar a una persona con el trasplante o prepararlo para el tratamiento y no puede evitar sentirse presionado, porque sabe que siempre existe el riesgo de cometer errores “y creo que es algo que siempre tenemos en mente cuando entramos a una cirugía. Entramos nerviosos, entramos preocupados de ponernos a pensar de lo que podemos encontrar porque en ese momento ya es responsabilidad de nosotros y tenemos que responder si las cosas salen mal. Es una responsabilidad que se siente todos los días. Hoy me levanté acelerado por una cirugía que teníamos hoy porque estaba nervioso. Yo digo que en el momento que nos dejemos de sentir nerviosos vamos a empezar a cometer errores. Entonces es una vida y tenemos la posibilidad de ayudar”.

Salinas Graham también comenta que aspira a que cada año se hagan más trasplantes en el HRAEV. Y aunque ya hay compañeros de su generación que han estado tomando cargos directivos en los hospitales, esos cargos no le atraen mucho “a mí me gustaría envejecer como médico quirúrgicamente activo, me gustaría que tuviéramos 15 trasplantes mensuales porque tenemos muchos pacientes”, puntualiza.

Related