Ganador del Premio Bellas Artes de Poesía, el escritor tamaulipeco Renato Tinajero

Ganador del Premio Bellas Artes de Poesía, el escritor tamaulipeco Renato Tinajero

Trasciende en la literatura mexicana

Ganador del Premio Bellas Artes de Poseía con su libro “Fábulas e historias de estrategia”, José Renato Tinajero Mallozi, es originario de Ciudad Victoria, en donde nació en 1976 y desde muy pequeño, supo que quería dedicarse a escribir, y ahora le toca poner, con su talento, el nombre de Tamaulipas en las más altas esferas literarias.

Renato cuenta que “en este momento estoy escribiendo, sobre todo poemas, pero en general abordo los géneros breves, también tengo publicaciones como cuentista, como ensayista y como reseñista. En el 2017, mi libro ‘Fábulas e historias de estrategias’ se distinguió con el Premio Bellas Artes de Poesía en Aguascalientes, que es uno de los premios de poseía más prestigiosos de México. En la publicación del Fondo de Cultura Económica salió un libro de unas 90 páginas aproximadamente”.

El libro de este escritor victorense tiene como principal motivo y motor el ajedrez, las figuras del ajedrez y los simbolismos que se detonan a partir de esto y, con ese talón de fondo, se van desarrollando diversos temas que tienen que ver con la existencia material, con la vida humana, con el conocimiento, con las posibilidades de existir y las posibilidades de trascender.

“Con ese libro del que estoy hablando es el cuarto que he escrito. Tengo uno de cuentos que se publicó aquí en Ciudad Victoria en los años noventa, un libro de cuentos que publiqué en Monterrey por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León y un libro de poemas que publiqué la década pasada con el auspicio de la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Editorial Diafora. Estos libros ya no se consiguen. El que está circulando es el de Fábulas e historias de estrategias”.

Recuerda que fue a través de la lectura como se decidió a convertirse en escritor, “llega un momento que uno se enamora de los libros y que dije que yo quería hacer eso. No sabría precisarlo, pero sería más allá de 30 años, cuando era muy niño”.

Renato señala que en Tamaulipas se advierte un movimiento literario con muchas posibilidades de prosperar, pues ve bastante inquietud principalmente entre los jóvenes, a quienes ha conocido al participar en diferentes encuentros de escribir y de afinar su oficio como escritores, “yo confío en que el propio entusiasmo de los jóvenes, de quienes están en estos momentos trabajando en la escritura y están iniciando, el propio entusiasmo los va llevar a que ellos mismos creen sus espacios y se hagan su reputación”.

Rememora, la preparación del libro que lo llevó a ganar el Premio Bellas Artes, material que le ocupó varios años de trabajo “lo que pasa es que yo corrijo mucho. Aunque a veces por temporadas escribo rápido y luego me tomo mucho tiempo para corregir con mucho cuidado los textos. Mi libro que ganó el premio “El Aguascalientes” me tomó cerca de 5 años para poder decir que ya estaba satisfecho con él. No sabría decir si el libro que estoy preparando ahora vaya a tomar menos o va a tomar años, depende de las mismas circunstancias de la vida”.

Ahondando en el proceso creativo, Renato señala que como escritor busca tener un conocimiento íntimo de las palabras, y reitera que más allá de la contemplación, le roba minutos, horas, a lo cotidiano para poder robar la esencia de las palabras, convirtiendo la escritura en una creación activa “y ahí espero, le ruego el laberinto de las causas y efectos, para que se transforme en un libro. Para esto tengo que actuar, porque si no escribo no se va a materializar un poema de la noche a la mañana; porque el arte de crear poesía es un acto muy completo y muy complejo, que depende de una función lógico-verbal que se sitúa en el lado izquierdo del cerebro”.

Renato afirma que a la gente le gusta la poesía porque somos seres simbólicos, que buscamos simbolizar todo y que tono nos simbolice, “y yo como poeta no concibo empezar a escribir un libro o un poema, y ser el mismo después de escribirlo, porque cuando lo termino soy otro, me transformo”.

El escritor termina la charla al decir: “Tenemos una tradición literaria muy importante que no podemos pasar de largo. Yo he dicho ya en otras ocasiones que nuestra actividad como escritores debe ser como un diálogo con quienes nos preceden, no para repetir lo que ellos hacen, pero sí para ensancharlo y enriquecerlo”.

Related