Udell Cizar, un fotógrafo tamaulipeco que destaca a nivel internacional

Udell Cizar, un fotógrafo tamaulipeco que destaca a nivel internacional

El arte de la imagen capturada en una fotografía ha llevado el trabajo del tamaulipeco Udell Cizar Jiménez Veytia a las páginas del National Geographic Your Shot y de la revista francesa Visions Libre. Nacido en Ciudad Victoria a finales de la década de los 80, Udell ya destaca como un fotógrafo relevante, luego de haber estudiado Informática en la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), pero al final de su educación el arte de la fotografía lo sedujo, y en una primera etapa de dos años, de manera autodidacta, fue acumulando aprendizaje como aficionado a la foto. Después se dio a la tarea de hacerse de equipo profesional y empezar a viajar por Tamaulipas y por el país, para comenzar a realizar proyectos de fotografía documental “en el 2012 fue cuando empezó a viajar por México, visitando varios Estados: desde Oaxaca, Veracruz, Jalisco y Tamaulipas, y comenzó a fotografiarlos, recorrerlos y lo que más le gustaba era la cultura y las tradiciones de cada lugar”. Refiere que uno de sus primeros trabajos documentales fue el fotografiar a pescadores en San Juan de Ulúa, “a mí me interesa ese tipo de oficios o cosas que la gente hace a diario y así empecé mi carrera fotográfica, como un fotógrafo documental, un storyteller como le llaman ahora, es decir alguien que cuenta una historia a través de las fotos y fue a través de eso que se disparó su carrera exponiendo su trabajo y después de ahí se fue a estudiar a México a la academia de Artes Visuales, que es una escuela de fotografía de las mejores que hay en México”. Luego siguió fotografiando hasta realizar sus primeras exposiciones colectivas en Guadalajara y en la Ciudad de México, pero después, en el 2015, montó su primera exposición individual en el Parque Cultural de Reynosa, y más adelante, también expuso sus fotos en la Casa de la Cultura de Tamaulipas en la Ciudad de México. “Y ahí ya fue un proyecto más grandes de 25 fotos de un metro por 70 centímetros en papel metálico y ahí empecé a mover la obra por todos lados, estuvo ahí, estuvo en Toluca, en Guadalajara y en varias ciudades más”. Principalmente, lo que le gusta es contar historias, conocer gente nueva, hacer investigación, analizar, como por ejemplo lo que hizo en Temoaya, donde fue a fotografiar un pueblo Otomí, un gran proyecto porque no solo es llegar y tomar las fotos, también es buscar a alguien para que sea tu guía, buscar un traductor para el dialecto Otomí que no todos lo hablan entonces es un trabajo, un proceso creativo que es lo que me encanta de la fotografía. Pero también Udell ha llevado sus imágenes a otros países, como en el 2013 cuando fue invitado a exponer en el marco de las fiestas de las Romerías de Mayo, para representar imágenes importantes de México, desde arquitectura, gastronomía y desde luego, la gente. Relata que “trabajó con tres tipos de lente un gran angular 16-35 mm. con 2.8 de apertura, un 85 mm. fijo para retratos de 1.2 de apertura y un 100 mm. “Son lentes más luminosos que hay y son los que yo trabajo para hacer mis proyectos documentales porque abarca todo lo que yo necesito, abarco todos los diferentes encuadres, si necesito hacer un plano detallado lo puedo hacer con el macro, si necesito fotografiar un retrato en primer plano lo puedo hacer con el 85,  si necesito un plano descriptivo lo puedo hacer con el gran angular, si necesito mostrar cualquier cosa que yo necesite mostrar con estos tres lentes sin tener que usar algún  zoom porque a mí me gusta estar cerca de la gente no necesito algo de lejos tratar de tener ese toque humano esa humanidad y esa cercanía de la gente para que se pueda abrir”. Udell considera que actualmente la fotografía es muy exigente porque hay tantas personas tomando fotos que para poder sobresalir se tiene que ser más autocrítico para que el trabajo pueda resaltar del auge de la fotografía que se vive con los celulares y con las cámaras digitales. A través de la foto le gusta narrar la vida de México y de Tamaulipas, su arquitectura, los diferentes oficios, las familias, las artesanías y la gastronomía porque consideran que así es como también se pueden descubrir los lugares. “En Tamaulipas he fotografiado casi todas las ciudades, he estado desde en la Reserva de la Biosfera del Cielo, hasta fotografiar en Tula, Miquihuana, en la Marcela que es el último ejido del municipio y también la frontera he fotografiado más que nada las personas. Me gusta tomar fotos de Tamaulipas, porque yo soy orgullo tamaulipeco y por eso representó el Estado de Tamaulipas. —————————————

Author

Related