Esculturales  y modernos sombreros, es lo que hace que Gladys Tamez Porte con Orgullo el ser “Tamaulipeca“ de corazón.

Esculturales y modernos sombreros, es lo que hace que Gladys Tamez Porte con Orgullo el ser “Tamaulipeca“ de corazón.

Para esta famosa diseñadora, originaria de Reynosa Tamaulipas, no se le olvida su gente, sus raíces, de donde creció con miles de sueños, ilusiones y proyectos, que hoy en día son una realidad.

Sin embargo, su pasión por este accesorio inició desde muy joven cuando la tamaulipeca usaba los sombreros de su padre para combinarlos con sus atuendos, pero no fue sino hasta el 2009 cuando en un viaje a España se dio cuenta que deseaba realizar sus propios diseños, los cuales ahora usan afamadas personalidades

Gladys nos compartió como inicia esta aventura de la moda: a la edad de 18 años decide irse a la ciudad de Monterrey para estudiar Arte Gráfico, pero a la mitad de la carrera se da cuenta que eso no era en realidad lo que ella quería y decide cambiar de carrera y  se introduce al mundo de la moda para estudiar en Italia  “Arte” terminando con una maestría, pero al mismo tiempo tomó cursos de “Moda” y es cuando decide mudarse a Los geles, ciudad que se volvió su residencia.

“El Glamour, el estilo y la originalidad de la gran sombrerista Reynosense, ya tiene firma y precio a nivel mundial”

Llegando a Los Ángeles decide poner un negocio de ropa, que más tarde decidió cerrar, ya que en uno de sus viajes que realizó a la ciudad de España, en un pueblito llamado Victoria, se encuentra con la belleza de los sombreros y conoce a unos sombreristas, quienes le elaboraron un  sombrero cordobés para ir a una corrida de toros y ahí se enamoró de este arte, porque le explicaron como se hacía. A su regreso a Los Ángeles empezó a estudiar con unas instructoras de diseño de los sombreros, ellas fueron las que le enseñaron.

Sin más, comienza a darle forma a este proyecto y empieza a buscar gente que quiera aprender hacer sombreros junto a ella, pero no cualquier sombrero, ese era su objetivo hacer algo diferente y creativo fuera de lo comercial.

Como buena tamaulipeca nada se le complicaba ni se le hacía difícil, por lo que en el 2012 decide poner su negocio con  el nombre de «Art District de Los Ángeles «, en California, y al poco tiempo de haber iniciado tuvo su primer pedido de más de 500 sombreros para una reconocida empresa, junto con su primer cliente famoso: Johnny Depp, a quien Gladys contactó a través de la vestuarista del actor; le envió una de sus creaciones y desde el momento en que él se puso el sombrero lo amó. Le mandó a decir que se quedó enamorado, para ella fue lo mejor que un actor de su talla le reconociera su primer trabajo. Dijo: «No fue fácil, pues tuve que detallar minuciosamente al joven actor, en gustos, persona, porte, etc. y así dar con su propio estilo. Después de que él menciona mi nombre en un famoso evento al que acudió, la gente me hablaba porque quería el mismo que le hice a Johnny”.

Otra de la celebridades que se suma a la lista de esta Tamaulipeca es la polémica cantante Lady Gaga , a quien conoció por un amigo en común. «Nuestra colaboración fue paso por paso. Primero le hice algunos sombreros divertidos”, explicó la creadora, cuyos sombreros ahora están en boca de todos. “Poco a poco empecé a darle más sombreros. Fue muy emocionante para mí colaborar con una persona tan atrevida, divertida, talentosa, inteligente e inspiradora que tiene tanto conocimiento del mundo de la moda. Es realmente un honor”.

«Todos los sombreros que usa Lady son míos, le llevo estilos que pienso que le quedan y hablamos de lo que quiere, su color favorito es el rosa». El sombrero rosa pastel que la cantante luce en la portada de su álbum tiene un valor de 680 dólares, es de conejo y Gladys lo llamó «Joanne», en alusión al nombre del disco. Dice estar muy contenta de trabajarle a una celebridad como ella.

Como ya es costumbre vino a presentar su nueva colección al Valle de Texas «Artemisa»  llamada «Hollywood Land» primavera verano 2017 y su principal inspiración en esta colección fueron los años de oro de Hollywood como  Mary Limonrou, algo más clásico. Los colores pasteles fueron ahora la inspiración y el enfoque, así que pronto verán a grandes famosos con estos colores de sombreros.

Author

Related