Café Don Oscar, “el balance perfecto entre Colombia y Veracruz”

Café Don Oscar, “el balance perfecto entre Colombia y Veracruz”

Por más de 35 años, Café Don Oscar ha permanecido en la Zona Centro de Altamira, Tamaulipas. Un negocio familiar antes conocido como Café Mante que ha posicionado su fundador  Don Oscar González González, de  76 años de edad, como uno de los lugares favoritos de los amantes del café “con el balance perfecto del café colombiano y veracruzano”.

“Esta cafetería se llamaba Café Mante, la inicié junto con mi hermano. Duramos diez años hasta que él decidió disolver el negocio. Mi padre, Leandro González Montemayor, nos enseñó a trabajar este giro comercial. Él de aquí nos educó, y nos dio carrera. Yo nací en Cd. Mante, Tamaulipas, y ahí mis abuelos tenían también un café. Se llamaba Café California”

a20

Café Don Oscar ofrece pan casero artesanal típico de la zona, pero su sabor en  los bisquets lo distingue, así como el de la gordita de azúcar. El café que se sirve todas las mañanas es una deliciosa combinación de café colombiano con veracruzano, “el balance perfecto entre dos cafés”. Sin dejar de mencionar las tortas de jamón, huevo con chorizo y ternera: “Nuestros alimentos se hacen a la vista de la gente, son ingredientes de calidad es ahí la buena aceptación de la gente”.

EL PERIODICAZO

 “Me gusta atender personalmente a cada uno de mis clientes, me siento con mucha energía. Esto es una terapia para mí, hace 10 años que perdí a mi esposa y esto es mi fortaleza, me siento feliz. Mi padre en una ocasión me dijo que este tipo de oficio es 50% negocio y 50% atención. Hay que tener paciencia, y una anécdota que me gustaría compartir es que en una ocasión llegó un cliente que me dijo: -vengo por lo de las tortas que no sirvieron-, yo le contesté: -bueno tráigamelas para devolverle el dinero- y el señor respondió que ya las habían tirado. Recuerdo que me amenazó con un periodicazo, y para evitar seguir discutiendo fui a la caja y le devolví el dinero. Al día siguiente por la mañana, antes de abrir el local, estaba el mismo señor afuera sentado, yo pensé, lo corro o lo dejo. Lo dejé. Me ganó más la prudencia y lo atendí como si nada hubiera pasado. Desde entonces no ha dejado de venir. Esta experiencia como muchas me deja el saber que mi padre me enseñó a ser tolerante y paciente con los clientes”.

Familias degustan todas las mañanas de un rico café servido con una pieza de pan de dulce

Familias degustan todas las mañanas de un rico café servido con una pieza de pan de dulce

“Mi filosofía es ser amable y ayudar al prójimo, he tenido pruebas difíciles en este negocio, como todo, pera también he tenido muchos regalos de Dios. Dice la biblia que el principio de la sabiduría es el respeto a Dios, ¿qué nos quiere decir con esto?,  que podemos ser bunas personas y por lo tanto buenos ciudadanos”.

“Cuan hermosos son los días, las semanas, meses y años, y aquí estamos todavía, con don Oscar platicando, tomando café todos los días, aunque el tiempo va pasando. Café Don Oscar es un lugar a donde todos acudimos, a tomarnos un café muy cerca de los amigos… Las personas que aquí llegan, se les atiende con esmero, porque, como dice don Oscar, el cliente es lo primero, y ya no hay vuelta de hoja, al cliente y amigo, aquí lo espero.  Las palabras son sencillas, pero llenas de verdad, aquí asisten familias que vienen a almorzar, unas van y otras vienen, algunas a merendar.  Todos pedimos café, con bisquets recién salidos o gorditas calientitas, sin faltar, ser atendidos y seguimos siendo amigos y clientes en el café, aunque me siento ya triste, a mí me anima la fe, al contar con los amigos, cuando vamos al café. Esto es solo un recuerdo, de quien tanto lo estima, de un hombre de tercera edad, que va llegando a la cima, donde todo acaba ya, donde ya todo termina y nos vamos más allá”. Para mi gran amigo, Don Oscar, de su cliente y amigo Anastasio Madrid Azua” (q.p.d) 

Oscar González con una dedicatoria escrita por su amigo y cliente Anastasio Madrid Azua (q.p.d), inspirada en café Don Oscar

Oscar González con una dedicatoria escrita por su amigo y cliente Anastasio Madrid Azua (q.p.d), inspirada en café Don Oscar

DIRECCIÓN:

Calle hidalgo 204, zona centro de Altamira, entre Abasolo e Iturbide. Horarios: Domingo a viernes de 6:30 de la mañana a 8 de la noche.

Por: Norma Roselló

Author

Related