Primera aula ecológica funcional en Matamoros

Primera aula ecológica funcional en Matamoros

Por: Angélica Barrientos

Estudiantes de primer grado de la escuela primaria Franklin D. Roosevelt ubicada en Matamoros, Tamaulipas, llevaron a cabo la elaboración de un proyecto no solo innovador, sino único en el país; la construcción de la primera aula ecológica funcional en la República Mexicana con 6 mil 500 envases de PET.

Este proyecto surgió como parte de la participación de un concurso a nivel nacional, denominado Diseña el Cambio, en donde se convoca a los maestros de todo el país para participar con ideas que surjan directamente de los niños.

Cinco fueron los niños que se registraron para la elaboración de este importante diseño ecológico. Los pequeños Ricardo Cárdenas, Isabela Chapa Castilleja, Roy Martínez, Mariana Meléndez Lara y Ángeles Ali Castillo Flores estuvieron apoyados por el resto de sus compañeros de aula, de padres de familia y maestros de la institución educativa, así como de su maestra de grupo Diana Laura Cavazos Vélez.

foto 2 copia

En la imagen, miembros del quipo que participaron en el proyecto

IMAGINACIÓN SIN LÍMITES

La imaginación no tiene límites, al menos así lo asegura la maestra Diana Cavazos: “Los pequeños son increíbles y recibiendo el apoyo adecuado por parte de nosotros como profesores en la escuela ellos puedes llegar muy lejos. Un día que nos encontrábamos decidiendo que íbamos a elaborar para participar en el concurso Diseña el Cambio, el pequeño Ricardo alzó la mano y me dijo directamente: ‘maestra porqué no hacemos un salón de clases’, y le respondí que era muy buena idea. El resto de sus compañeros también accedieron, y así fue como me puse a buscar apoyo para la elaboración de un plano, toda la ayuda profesional para la construcción y el material”.

foto 4 copia

Parte de las botellas de PET que se utilizaron para la construcción de los muros

La idea comenzó como una forma de concientizar sobre el cuidado del medio ambiente, y cómo los productos en la calle y tiraderos pueden ser contaminantes pero que con ingenio, pueden ser reutilizables.

SUEÑO CRISTALIZADO

El aula cuenta con una dimensión de 40 metros cuadrados. Está equipada con mobiliario elabo- rado también con materiales reciclados, destacó Diana Laura. El proyecto contó con el apoyo de patrocinadores, entre los que se encuentran: Big Cola, Oxxo, Comunicable, así como empresarios de la localidad que donaron material, efectivo y parte de su tiempo para la construcción del salón.

Para recolectar las botellas de PET y materiales, se llevó a cabo la realización de un Reciclatón el pasado 28 de enero, donde se cumplió con la meta. La maestra Diana destacó que la construcción del aula fue supervisada por arquitectos e ingenieros con experiencia en obras ecológicas.

El aula está cimentada con concreto y varillas de acero, debido al tipo de suelo que se tiene en la región, donde el manto freático está muy expuesto. Cuenta con paneles solares para generar energía eléctrica para lámparas ahorradoras. El techo es de lámina y el mobiliario también está elaborado con materiales reciclados, principalmente envases de PET. Los estudiantes fueron quienes rellenaron las botellas de 2.5 y 3 litros de tierra o arena mismas que fueron unidas con una mezcla de arena y cemento, tal como se hace con los bloques de concreto o los tabiques. En la imagen, miembros del quipo que participaron en el proyecto

El costo de la obra fue de 80 mil pesos, cuando el de un aula urbana equipada con mobiliario es de aproximadamente 300 mil pesos. El salón es usado por los alumnos de toda la escuela quienes disfrutan tomar su clase de ciencia y de lectura.

Author

Related