Adrián Ponce, una historia de Amor y Fortaleza

Adrián Ponce, una historia de Amor y Fortaleza

Por: Norma Roselló

Adrián Ponce Barbosa es un adulto con Síndrome de Down que a sus 41 años de edad, lucha por alcanzar sus sueños; el amor, disciplina, pasión por el baile y la música, son lo que distnguen al artista que ha destacado a nivel estatal y nacional con su talento.

“Tengo 30 años bailando, desde chico me gustó moverme y mi mamá me llevó a clases de baile latino. También se tocar el piano y el violín. Me gusta tocar el acordeón y la canción del moño colorado. Mi maestro de música Germán López Almanza me enseñó a tocar el violín”, compartió con una gran sonrisa Adrián.

María Barbosa García, madre de Adrián, ha hecho todo lo posible para que su hijo sea una persona independiente. Por él, se ha convertido en una mujer llena de amor que lucha por los sueños de su hijo a tiempo completo. No conformándose con integrar a su hijo en un ambiente laboral, buscó la forma de que Adrián explotara el talento y la pasión por el baile que desde chico demostró.

“Toda una vida dedicada a mi hijo. Siempre he tratado de formar equipo con él en cualquier actividad que ha hecho desde niño. Lo tenemos en baile, y yo he tenido que entrar a todos los grupos de baile en los que él ha estado. Adrián de niño era extremadamente inquieto por eso se le tiene que canalizar a actividades diversas para que aproveche bien todas esa energía que tiene”, dijo.FOTO 2 copia

Desde niño, Adrián inició las terapias de lenguaje y pronunciación en la ciudad de México. Tiempo después entró a la escuela primaria. Aprendió a leer y a escribir, de ahí paso a la escuela de jóvenes donde los inician en una actividad laboral.

 “Como madre quiero compartirles una experiencia negativa que nunca voy a olvidar porque como papás de niños especiales sufrimos la discriminación de la gente. Cuando Adrián era pequeño no era común verlo en la calle, pese a eso siempre tratamos de educarlo y decirle que si algún dia alguien lo discriminaba, él le regalara una sonrisa y saludara con respeto. Nosotros tenemos la tarea de educar a la gente porque no saben y no nos conocen”.

En marzo se celebra el  Día Internacional del Síndrome de Down, y en este marco, María Barbosa García señaló que es importante respetar la individualidad de niños, jóvenes y adultos con este síndrome: “Mi mensaje como madre es que he tratado de formar un equipo con él desde niño y siempre respetando su individualidad porque va creciendo. Debemos de aprender a respetar sus opiniones. Son personas individuales con personalidad propia. Mi invitación a las mamás es que hagan que ellos se sientan integrados a la familia, respetados y tomados en cuenta para todo por que comprenden, todo lo que pasa a su alrededor. Canalizarles sus energías a un arte y al aprendizaje”.

Adrián como toda persona tiene sueños, y el suyo, es hacerse famoso bailando. También le gustaría tocar en Hollywood y tener una estrella como Selena.

MENSAJE DE ADRIÁN:

“De niño era muy travieso. Una vez en mi casa aventé la comida al piso, no sabía lo que hacía porque era pequeño, ahora ya no hago travesuras, tengo una hermana que se llama Xóchitl Ponce Barbosa y una sobrina llamada Fátima, a ella le gusta tocar el violonchelo y ahora ella me hace travesuras. Saludos a todos. Dios y yo queremos mucho a todo el mundo, se los digo con el corazón. Bailen mucho las personas”.

– En el 2008 Adrián participó en la 4ta Copa Nacional de Danza Deportiva efectuada en León Guanajuato acompañado por su pareja Alejandra Morales

– En el 2009 bailó en la 5ta Copa Nacional de Danza Deportiva en la ciudad de México donde ganaron tercer lugar

– En el 2011 participó en los Primeros Juegos Intercontinentales para personas con discapacidad intelectual en Puerto Vallarta Jalisco

Sus participaciones en diferentes eventos siempre en compañía de su pareja, le merecen reconocimientos de importantes instituciones por su participación en el  Día Internacional de la Danza y bailar por siete años en el carnaval de Tampico

Author

Related