Nuestra Señora de Las Caldas ¿de Altamira?

La ciudad de Altamira fue fundada el 2 de mayo de 1749, en honor al funcionario virreinal Juan Rodríguez de Albuerne, Marqués de Altamira, y bajo la advocación de Nuestra Señora de las Caldas, por don José de Escandón y Helguera, Conde de la Sierra Gorda, quien dejó un pendón con la virgen de Las Caldas y del que se desconocía su descripción.

La virgen que actualmente se venera en Altamira, fue encontrada enterrada, según cuenta la leyenda, en el piso de la iglesia, y descubierta en 1970. Se supuso que fuera la de Las Caldas, y es en realidad una virgen láctea muy rara que su original está en la sacristía y una copia monumental en el Altar Mayor.

Para entender este equívoco debemos remontarnos a la ubicación y descripción de la virgen de Las Caldas del Besaya, una localidad del municipio cántabro de Los Corrales de Buelna. Está situada a 4,5 kilómetros de la capital municipal.

Su nombre proviene de un manantial de aguas termales y celebra su día el 15 de agosto. Está situada en un desfiladero conocido como la Hoz de Las Caldas, garganta abierta por el río Besaya entre los macizos de la Sierra de Ibio y la Sierra del Dobra.

El retablo mayor está dedicado a la patrona del convento y patrona del Valle de Buelna, Nuestra Señora de Las Caldas, imagen gótica de Virgen con Niño datada en el siglo XVI que se venera en un camarín situado en la hornacina central del retablo, donde fue solemnemente colocada el 19 de marzo de 1683.

Dicha imagen es una virgen que tiene un corazón en su mano derecha y un niño en su izquierda. No está amamantando al niño.

La historia y descripción de la virgen de Las Caldas en España se encuentra debidamente documentada en el libro llamado “Historia de la milagrosa imagen de nuestra señora de Las Caldas y su convento” escrita por el maestro Fray Alfonso del Poco, calificador del Santo Oficio y prior del dicho convento en el año de 1700. En la publicación, describe la imagen de la virgen con un corazón en su mano derecha y el niño cargado en su izquierda, pero no se encuentra esa virgen amamantando al niño.

Otra imagen referencial es la de Las Caldas que está en Cantabria y es la virgen de la Placilla, casa de los leones o escaldas existente en la hornacina barroca de 1787 colocada por el Gremio de los montañeses. Cantabria y al igual que la del convento, tiene el corazón en su mano derecha y en la izquierda al niño.

Pero un referencial más cercano aquí en México, es la historia de la fundación de un poblado norteño el 4 de enero de 1753 por el capitán Bernardo Antonio Bustamante y Tagle, quien fundó el presidio militar de Santa María de las Caldas del valle de Huejoquilla, población que se logró consolidar y que dio origen a la actual ciudad de Jiménez, y que aparece en el lienzo de una virgen con traje triangular con un corazón en su mano derecha y el niño cargado en la izquierda ( no está amamantando al niño).

Al llegar la independencia de México, el Congreso de Chihuahua le modificó su nombre por el de Villa de Jiménez, el 28 de octubre de 1826, en honor de José Mariano Jiménez, héroe de la independencia.

Por lo que resulta de interés recuperar un lienzo como el que está en ciudad Jiménez y Chihuahua que recientemente restauró el INHA y que parece ser lo más aproximado a lo que Escandón trajo a esta ciudad de Altamira en su fundación. Esta propuesta la realicé en la reunión de Cronistas del Sur de Tamaulipas y Norte de Veracruz, el 5 de mayo en Altamira, Tamaulipas.

 

Author

Related