Mauricio Garcés

El conquistador ícono del cine mexicano

C15

Un tampiqueño internacional con más de 70 películas que vivió enamorado de su ciudad, las mujeres, el teatro, las apuestas y el cigarro; pero sobre todo, de Mahiba, su madre.

“Debe ser terrible tenerme y después perderme”

C0

Don Alfredo Féres Amor, primo de Mauricio Garcés, nos compartió detalles de la vida del actor

Don Alfredo Féres Amor, primo de Mauricio Garcés, nos compartió detalles de la vida del actor

“Los papás de Mauricio tenían una tienda de artículos finos de caballero y de dama. Estaba exactamente en una de las esquinas frente a la Plaza de Armas. La tienda se llamaba La Primavera. Venía un barco de Europa que se llamaba Orinoco. Todo lo que llegaba era europeo”, compartió don Alfredo Féres.

Un giro inesperado se dio cuando la familia Féres Yázbek perdió su negocio debido al ciclón de 1933 y con el que se vieron obligados en abandonar el puerto para emprender camino a México: “Viene el ciclón de 1933 en el que se deteriora todo, se vienen para abajo los techos. Se acabó la tienda. Entonces no había seguros como ahora.  Económicamente quedó mal el papá,  es decir mi tío”.

En México, lo esperaba la familia Yázbek, quienes años más tarde le darían oportunidad al tampiqueño de iniciarse como modelo, y que: “Él era Féres Yázbek,  los Yázbek hacían películas y anuncios para grandes compañías. Estaban relacionados con el medio artístico. Su tío Tufic que era fotógrafo le dio una oportunidad de hacer unos comerciales y ahí comenzó todo”, remarcó don Alfredo Féres.

Imagen del edificio Municha en Tampico donde rentaba la familia de Mauricio Garcés hasta los seis años del actor. El caos de un fenómeno metereológico destruyó el negocio de la familia Féres Yazbek y los condujo a vivir en el D. F.

Imagen del edificio Municha en Tampico donde rentaba la familia de Mauricio Garcés hasta los seis años del actor. El caos de un fenómeno metereológico destruyó el negocio de la familia Féres Yazbek y los condujo a vivir en el D. F.

Fue después de que su tío José Yázbek lo invitara a participar en la cinta La Muerte Enamorada (1950) con la guapa actriz Miroslava Stern, que inició su carrera como actor, aunque fuera su papel de apenas 57 segundos. Enseguida, participó en las películas: El Señor Gobernador (1950), Por querer a una mujer (1951),  Cómicos de la Lengua (1956), Préstame tu cuerpo (1957), La Estrella Vacía (1958), la Telenovela Gutierritos (1959) y Bromas (1966).

En 1966, la productora Angélica Ortiz lo invitó a participar en la cinta Don Juan 67, misma para la que Mauricio decidió no cobrar debido al costo elevado que tendría la producción. El proyecto catapultó su carrera,  la cinta se presentó en el teatro Roble y permaneció por 16 semanas. En ella, consolidó su personaje de galán, cínico y millonario que lo llevó hacer cine en Perú, Ecuador, España, Argentina. Compartió escenario con María Félix, Lola Beltrán, Angélica María, Marco Antonio Muñiz, Eric Del Castillo, Germán Robles, Silvia Pinal, Manolo Fábregas, Pedro Armendáriz, Resortes y Manuel Loco Valdés.

“Él siempre fue actor. Es más, cuando lo invitaban a trabajar como comerciante agarraba todo, lo remataba y se regresaba. En sus películas no hay majaderías, solo textos con doble sentido, pero sin llegar a ser grosero. Hasta tuvo un desacuerdo con el presidente de la Asociación Nacional de Actores, hermano del presidente Luis Echeverría.  Le dijo que no era correcto permitir realizar cierto tipo de películas y le garantizaba que a él no se le vería trabajar en nada que menospreciara la integridad de la familia”, añadió don Alfredo Féres Amor.

Virginia Sendel Lemaitre, Mauricio Garcés, Manuel “El Loco” Valdés y Félix Cortés Camarillo

Virginia Sendel Lemaitre, Mauricio Garcés, Manuel “El Loco” Valdés y Félix Cortés Camarillo

“Arroooz”

¿De dónde surgió la frase?

“Mira, en una ocasión su hermano mayor, Edmundo estaba jugando ping-pong con otro compañero. Mauricio estaba observándolo, y en una jugada el hermano dijo ‘arroooz’. Le gustó la frase y la acaparó. Mauricio era un tipo con una memoria extraordinaria, lo que tú le decías, lo captaba y luego lo acomodaba en diálogos de teatro, en películas o programas que tenía”.

“Las traigo muertas”

Se dice que Mauricio era reservado y tímido fuera de cámaras

“¿Qué si era tímido él? ¡Dentro y fuera de las películas era un conquistador! Anduvo con las mujeres más guapas de México y otras partes del mundo. A las damas les decía: ‘Te acabo de conocer y ya te extraño’. Muchas de sus frases célebres las utilizó en la vida real, él o sus conocidos y las explotaba. Como la frase: ‘Las traigo muertas’. Todas fueron especiales para él, tuvo un sinnúmero de mujeres, era un galán cómico y fino. No ha habido otro como él”

Mauricio Garcés junto a las hermanas chilenas Sonia y Myriam, y modelos

Mauricio Garcés junto a las hermanas chilenas Sonia y Myriam, y modelos

“Los hombres no mentimos, solo buscamos alternativas para darle gusto a sus exigencias”

¿Por qué cambió su apellido?

“Es otra cosa que me preguntan siempre. Bueno, ¿por qué Garcés? si él es Féres. Cada que preguntaban su nombre confundían su apellido por Pérez. En aquél entonces estaban de moda en Estados Unidos actores que sus apellidos comenzaban con G (Clark Gable, Gary Cooper y Cary Grant) y se puso a buscar uno que se quedara en la memoria de todas las personas; Garcés. No hay otro motivo por el cual lo haya hecho”.

“Yo solo me dedico a hacer feliz a las mujeres”

Al parecer Mauricio no solo se dedicó al teatro y a la conquista de mujeres, con quienes asegura don Alfredo, fue siempre muy respetuoso. El actor fue un apostador amante de las carreras de caballos. “Cuando lo invitaban a una obra él pedía por adelantado el dinero. ¿Sabes para qué era el dinero?, para gastarlo. Era un jugador empedernido, tenía dos cuadras de caballo: la Tampico y la Mauricio Garcés”.

c6

“¿Casado? No, yo soy original”

“Él decía que no se casaba porque,  ¿cómo iba a ser de una sola mujer pudiendo tener a todas como las tenía? Una vez una muchacha se le acercó y me dijo:

-Primo, la señorita quiere hablar contigo

-Dígame señorita

-Le acabo de decir al señor Garcés que estoy esperando un hijo

-No me diga, pues felicidades y, ¿quién es el papá?

-Mauricio

-Señorita, Mauricio se hizo la vasectomía

-Chihuahua, ¡otro que me falla!

1960.- Imagen de la cinta “La Estrella vacía” con María Félix e Ignacio López Tarso

1960.- Imagen de la cinta “La Estrella vacía” con María Félix e Ignacio López Tarso

“Una mujer hermosa de espíritu nos hace abrir los ojos a la vida aunque estemos ciegos de nacimiento”

“Lo único que no cambiaba por nada era el amor por su mamá. Su mamá era su musa, su todo. Mientras él estaba en México, nunca faltó a su casa, aun con todas las damas que tenía. Si se enfermaba su mamá se enfermaba él también, era un apasionado por ella. Mauricio Kleiff, escribía obras de teatro para los Polivoces, y eso de: ‘Ahí Madre’, nació de Mauricio y su mamá.

Tenía una casa en la colonia Florida. Para comodidad de ella y para que viera las estrellas, oprimía un botón y se corría el techo para que su mamá viera las estrellas. Era como una cúpula. Y otra casa para que fuera los fines de semana a Cuernavaca, también una casa muy bonita, tenía una pendiente y abajo pasaba un arroyo. Desde su ventana veía las montañas, salir la luna o el sol. Algo muy bonito. Era su adoración. Se fue su mamá y ya no regresó a la casa. Murió la mamá y a los pocos años falleció él, no duró mucho”.

Mauricio Garcés era un amante de las carreras de caballos, se dice que entre ellos uno llevaba el nombre de Tampico

Mauricio Garcés era un amante de las carreras de caballos, se dice que entre ellos uno llevaba el nombre de Tampico

“Debe ser horrible tenerme y después perderme”

Mauricio fumó mucho, tenía un problema en la garganta, lo operaron y le dijeron que si quería vivir más debía dejar el cigarro, pero él decía que no, que él moriría fumando. Y así fue, murió joven (el 27 de febrero de 1989). Mauricio siempre se vanaglorió de mencionar a su ciudad. Cuando jugaba Tampico contra el América siempre apostaba por Tampico. Se encariñó mucho con la ciudad y sus habitantes. Cuando le saludaban dentro de la colonia libanesa y le decían: ‘hola paisano’, él contestaba: ‘serás de Tampico’.

C13

La amistad entre Jacobo Zabludovsky y  Mauricio Garcés

c16

“En la Merced se hizo íntimo amigo de Jacobo Zabludovsky, crecieron juntos. Pasaron muchas anécdotas. Tanto se apreciaban que un día le llamaron a Jacobo  en su programa para decirle que había fallecido Mauricio. Lo lamentó mucho, se puso intransigente y molesto. A los diez minutos suena el teléfono, era Mauricio diciéndole que estaba en las Vegas. Cuando verdaderamente falleció, dijo Zabludovsky: ¡Cómo me gustaría escuchar otra vez la llamada como la vez pasada cuando me dijo que estaba vivo!”.

C12

Silvia Pinal y Mauricio Garcés en la serie “Los Especiales de Silvia”

“A Mauricio lo recuerdo muchísimo como un hombre muy coqueto, diciendo “arroz” o “Las traigo muertas.” Era un hombre muy profesional y lo que me gustaba mucho de él era la capacidad que tenía para improvisar y volver frescas las escenas en las que estuviéramos trabajando. 

Yo era su amor imposible. Mauricio siempre me dijo que me amaba, que estaba enamorado de mí. A mi marido (en aquella época Enrique Guzmán) no le agradaba mucho que me dijera eso. Él y yo nos hicimos muy grandes amigos y solo puedo decir que él es y seguirá siendo el galán cómico por muchos años y no creo que haya un actor que ocupe su lugar”. Silvia Pinal, actriz.

“Si le tuviera frente a mí, le diría que siempre le he querido, que le he extrañado y que me dan muchas ganas de verlo de nueva cuenta”. Silvia Pinal, actriz.

C17

De izq a der.- Ramón Valdés “Don Ramón”, Óscar Chávez, Angélica María, Mauricio Garcés y Roberto Gómez en la película “El cuerpazo del delito”

“Conocí a Mauricio en los distintos estudios de cine, él haciendo sus películas y yo las mías. Coincidimos por vez primera en ‘Perdóname mi vida’ en 1964 y dos años después mi madre, la productora Angélica Ortiz,  le habló para que hiciera conmigo ‘Solo para Ti’, Mauricio todavía no tenía la importancia que llegó a tener y  mi madre, al comprobar su gran simpatía y ángel, le dijo que ella le mandaría a escribir y le produciría una película para que demostrara lo talentoso, original y ocurrente que era.

Por fin, en 1967, mi mamá tuvo en sus manos el argumento que haría a Mauricio Garcés el galán más importante de la época: ‘Don Juan 67’. Mauricio leyó el libreto,  se volvió loco y  le agradeció a mi madre, ya que con esta película él se convirtió  en el galán cómico e importantísimo que llegó a ser en toda Latinoamérica. Fue tanto el éxito de Mauricio, que todos los productores que no creían en él y que decían que no era taquillero comenzaron a hacerle películas, pero todas siendo copia de Don Juan 67”. Angélica María, actriz.

“Si Mauricio viviera yo le diría: “¿Vamos a trabajar juntos, no Mivi?” “Mivi”, quería decir “Mi vida”, así nos decía a todos sus amigos. Pero como por desgracia no está vivo, quiero decirle “Te extraño Mivi, no ha habido nadie como tú”. Angélica María, actriz.

C14

Por Janice Orozco

janice@somostamaulipas.comJANICE

Author

Related