Sastrería “Costuritas”

Cuatro décadas vistiendo bien a caballeros de Matamoros y Brownsville

NC-1

Una de las sastrerías más conocidas de la ciudad de Matamoros, es sin duda alguna de la “Costuritas”, un lugar al que acude gran cantidad de exigentes caballeros que buscan siempre lucir bien e impecables.

Ese es el trabajo que desde hace más de 40 años realiza con mucho gusto San José Rodríguez Calixtro mejor conocido como “Costuritas”, un hombre que desde joven quiso trazar y confeccionar su destino en base a las oportunidades que le dio la vida.

El es originario de Xicoténcatl, y llegó a Matamoros a la edad de 16 años, con muchas ganas de aprender y la con suerte de poder formar parte de Trajes Petronio, una sastrería muy afamada que buscaban los señores bien vestidos de Harlingen, McAllen, Brownsville y desde luego los de Matamoros, ero su labor dentro de Trajes Petronio era la de administrar “yo era muy bueno para los números, y el Sr. Petronio Sánchez Rangel (propietario del negocio)  andaba buscando quien le ayudara con los números, pero además hacía los pedidos de telas, me encargaba del personal, hacía pagos a hacienda y pagaba a proveedores.

Con su siempre fiel amigo y compañero de trabajo Alfredo Hernández, con quien ha posicionado el negocio como uno de los más reconocidos de Matamoros

Con su siempre fiel amigo y compañero de trabajo Alfredo Hernández, con quien ha posicionado el negocio como uno de los más reconocidos de Matamoros

Nos contó que un día pensó en su futuro, siendo muy joven y con buen sueldo, sabía que no quería estar toda su vida atrás de un mostrador, por lo que empezó a observar el trabajo de los sastres, era un oficio que sabía que podía aprender y para lo cual estaba totalmente dispuesto a aprender.

Luego de dos años en ese lugar, donde aprendió mucho desde como llevar un negocio, hasta confeccionar prendas de hombres principalmente Pepe, como le llamaban sus amigos, dijo: ”no casa estar manejando un negocio que no es mío, por lo que renuncié y mi jefe no lo creía, incluso me dijo que cómo podía renunciar si era mejor pagado que el mejor maestro sastre”.

No le aceptaron la renuncia y tuvo que continuar administrando y enseñando a nuevo personal sobre las tareas que él realizaba, fue entonces que deja de administrar y se enfoca a la confección de ropa, aprendiendo de todos los sastres del lugar, a los que ayudaba.

Su esposa Martha, con quien lleva casado 41 años, ha sido un gran apoyo para él y sus hijos

Su esposa Martha, con quien lleva casado 41 años, ha sido un gran apoyo para él y sus hijos

Posteriormente Pepe dejó de presentarse a trabajar y Don Petronio fue a buscarlo, pero ya no quiso regresar porque inició su propia sastrería. No fue fácil, ya que por su edad, los clientes, no confiaban mucho en él, por lo que nuevamente se acomodó en la sastrería de Don Esteban del Toro, donde logró trabajar intensamente y ganar bastante dinero. Acordó dedicar un día a los trabajos que le llegaban a su taller propio, y Don Esteban aceptó, luego le pidió dos días y luego ya necesitó dedicar toda la semana al trabajo que le empezó a llegar a su taller.

De este oficio “Costuritas” logró sacar adelante a cuatro hijos, hoy profesionistas (dos ingenieros electromecánicos y dos profesoras) que guiados por Pepe y su esposa Martha Castañeda (que también trabajaba como secretaria) se sienten orgullosos de ver que sus esfuerzos valieron la pena.

Pepe  y Martha tienen 41 años de casados, y ella al igual que sus hijos están orgullosas de que este hombre además de este oficio que ha combinado con su hobbie de futbol soccer, ha sido un ejemplo para ellos.

Su esmero y dedicación, lo han hecho el favorito de muchas familias de la ciudad, incluso nietos de quienes fueron sus primeros clientes, siguen acudiendo a él

Su esmero y dedicación, lo han hecho el favorito de muchas familias de la ciudad, incluso nietos de quienes fueron sus primeros clientes, siguen acudiendo a él

Su sobrenombre de “Costuritas” y ahora nombre de su sastrería, se lo impusieron sus compañeros futbolistas, deporte que practica desde hace muchos años, el fubtol es lo que hace durante su tiempo libre, además de dedicarlo a su familia.

“Ser sastre un oficio que decidí aprender y que la vida me puso enfrente, las habilidades las podemos adquirir con dedicación”, dice el siempre sonriente y agradable hombre, uno de los sastres más reconocidos de la ciudad.

Sastrería “Costuritas”
Calle González 1 y 2 No.35
H. Matamoros Tam.
Tel: (868) 8164537 y (868) 813 5592

Author

Related