Café Cucú

El sitio obligado para los que realmente saben del buen café

El sitio obligado para los que realmente saben del buen café

Por décadas el Café Cucú ha sido punto de reunión de personas que gustan de un ambiente tranquilo, relajado y con sabor a hogar.

Don Ramiro González Raigoza fue el iniciador de esta cafetería en 1969 –nos platicó el propietario- él , junto con un amigo trabajaban en el café Papagayo, pero al cabo de un tiempo su patrón abrió un nuevo restaurante y decidió dejar a cargo del negocio a Don Ramiro y su amigo. Posteriormente, ellos adquirieron esta cafetería, la cual administraban con mucho entusiasmo y con la intención de aplicar el mismo sistema de las cafeterías populares.

Ellos pretendían ofrecer un servicio de alimentos delicioso y tradicionales, al alcance de toda la comunidad.

Café Cucú poco a poco comenzaba a posicionarse en el gusto de la gente de Matamoros, tal vez por sus sabores y precios, veían como cada vez era la preferida de la comunidad .

Hoy en día, esta cafetería, está ubicada en la esquina de la Avenida Lauro Villar y Calle Costa Rica de la colonia Modelo, edificio que ocupa desde 1990.

Don Ramiro González Rigoza y su esposa Doña Gloria Teresa Monsiváis propietarios de esta popular cafetería

Don Ramiro González Rigoza y su esposa Doña Gloria Teresa Monsiváis propietarios de esta popular cafetería

Es una construcción que dice mucho, tanto como las historias y anécdotas que ahí cuentan sus comensales, quienes desde las 06:00 de la mañana esperan a que abra este lugar para degustar principalmente, su café, bisquets, pasteles o bien sus tortillas de harina y toda clase de desayunos.

También se puede comer de manera tradicional, con sus hamburguesas muy al estilo fronterizo, sus chiles rellenos, milanesas, caldo de res, menudo o cualquier antojito como entomatadas, enchiladas y demás guisados, todos preparados con mucho esmero y sazón.

Desde 1969, este popular café se ha convertido en uno de los tradicionales de la fronteriza ciudad de Matamoros.

Y es que los cafés populares, son los preferidos de toda la comunidad, ya que además de la comida más común de la región, la cafetería es lo que hace la distinción, porque ellos mismos prepararan los bisquets.

Al paso de los años, Don Ramiro toma por completo las riendas del Café Cucú y junto con su esposa Gloria Teresa Monsiváis trata de conservar el estilo con el que inició, siempre procurando mantener precios accesibles.

Eran los años 70’s cuando a la par de iniciar negocio, formaban su hogar, procrearon ocho hijos, que ahora son profesionistas “gracias a este negocio, mis hijos pudieron alcanzar sus objetivos, convertirse en profesionistas, aunque ninguno de ellos quiso continuar con esta actividad, mi esposa y yo seguimos atendiendo este lugar que además de ser nuestro modo de vida, es una parte que disfrutamos el poder servir y atender a nuestros clientes”, precisó Don Ramiro.

Algunas personas acuden a diario a disfrutar en este lugar tradicional de Matamoros

Algunas personas acuden a diario a disfrutar en este lugar tradicional de Matamoros

Comentó que sus hijos se crearon en el negocio, saben hacer todo, desde atender a la gente, hasta preparar cualquier platillo, surtir y hacer bísquets, saben que fue el medio que solventó sus carreras y que hay que cuidar las 24 horas del día.

Y es que un negocio de alimentos, requiere horas de sacrificio y mucha atención por parte de los dueños, ya que nadie va a cuidar y atender como los propietarios, destacó Don Ramiro.

Personas que acuden a diario desde hace 20 ó 30 años, a tomar su café su pan o desayuno, sin duda alguna, ya forman parte de esta familia que por cuatro décadas ha permanecido en el sector gastronómico, sorteando algunas veces, los obstáculos como las crisis económicas o bien incidentes que hacen que la clientela en ocasiones disminuya.

“Hay altibajos, pero cuando se quiere lo que se hace, hay que ser constantes y saber sortear cualquier dificultad, ahora hay mucha competencia, pero sabemos que la gente nos prefiere y hay que seguir atendiendo y cocinando como si fuera el primer día, esa es la clave para mantener a flote los negocios de gastronomía”, concluyó don Ramiro.

Lo que más gusta a la gente es su café y panadería y sus ricos y económicos desayunos, aunque a la hora de comer o cenar, también es de los más visitados

Lo que más gusta a la gente es su café y panadería y sus ricos y económicos desayunos, aunque a la hora de comer o cenar, también es de los más visitados

Author

Related